My Twitter Feed

June 23, 2024

NOTICIAS FLASH:

Derby Motoreta’s Burrito Kachimba. «Kinkidelia» cocinada a fuego lento.

derbymotoreta

‘Bolsa amarilla y piedra potente’ es el surrealista título del esperadísimo nuevo trabajo de la banda sevillana, que estarán presentando en el BBK Live. Por ese motivo, hemos estado hablando con Gringo, guitarrista y productor de la banda.

¿Cuál ha sido la mayor diferencia en este disco, respecto a vuestros trabajos anteriores? Sobre todo, que ha sido el primer disco en el que hemos tenido tiempo para hacerlo de una manera reposada, componiendo tranquilos y sin estar girando, porque los demás los sacamos tocando. De hecho, ‘Gitana’, por ejemplo, que es un tema del segundo disco, ya la tocábamos en los conciertos de la gira del primero. Pero es que, desde que empezamos, hemos ido siempre un poco a salto de mata y con la lengua fuera, porque tampoco esperábamos que esto tuviera el alcance que ha tenido.

Así que, cuando en enero del año pasado, terminamos la anterior gira, decidimos darnos un descanso de dos meses sin pensar en nada, para ponernos después a tope a componer el disco, imponiéndonos casi horario de oficina. La verdad es que estamos muy contentos por haber tenido ese tiempo para reposar las ideas sin estar presionados, y hacerlo con mucho cariño… y además, a gusto porque hemos entrado en listas de ventas ¡superando a Shakira! (Risas).

Al final, tal y como está la situación, parece casi un milagro poder parar para preparar nuevos temas ¿no? Sí, porque vivimos en una coyuntura musical en la que todo es sacar, sacar, sacar… y parece que la pelota no puede caerse; pero nosotros tampoco estamos en la liga de Bad Bunny y esta gente que te saca un single al mes, y canciones cortas para tener más reproducciones y estar siempre presentes. Estamos más chapados a la antigua, pensando siempre en discos, y trabajando en esa línea que requiere un cariño y un tiempo; además, nuestra composición es muy colaborativa, de hacerlo todo en el local y de probar muchas cosas, y eso requiere un tiempo, no somos una hamburguesa de McDonald’s (Risas).

Me hablabas antes medio en broma de que habéis llegado a los puestos más altos en las listas de ventas, pero es que es verdad, ¿qué crees que tiene la banda para gustar tanto? Siempre decimos que nosotros somos una anormalidad del sistema, y desde que la gente empezó a acercarse a nosotros, nos parecía raro. Pero es que la música es como la comida, no puedes estar todos los días comiendo tu comida favorita, por mucho que te guste, porque acabarías harto. Una alimentación adecuada es comer legumbre, pescado, verdura, carne… pues una educación sana es igual, hay momentos en que te apetece escuchar cosas más inmediatas, otros que te apetece algo más profundo… y nosotros seriamos un poco como el cocido hecho a fuego lento. A la gente le gusta la variedad, y nosotros somos esa parte más elaborada.

Siguiendo con la metáfora gastronómica, en esta ocasión, habéis añadido a la receta más ingredientes: un poco de Lole y Manuel, un poco de Black Sabbath, Prodigy… ¿todo tiene cabida en la “kinkidelia”? Al ser una banda que, como te decía, funcionamos mucho en el local, las canciones vienen de cualquier miembro y las vamos desarrollando entre todos. Como somos tantos y tan diferentes, salen cosas muy variadas, y al no estar escuchando una única voz, eso es lo que hace que el sonido de DMBK sea tan especial.

dm

«Desde que empezamos, hemos ido siempre un poco a salto de mata y con la lengua fuera, porque tampoco esperábamos que esto tuviera el alcance que ha tenido».

¿Y cómo se consigue que luego todo eso suene sólo a DMBK? Eso es maravilloso. Muchas veces nos comparan con Triana, que nos flipan, pero ya sabemos que no hacemos lo mismo, aunque la voz te lo puede recordar; y en este disco nuevo vamos todavía más al límite en ese sentido, en temas como ‘El chinche’, ‘Ef Laló’, ‘Pétalos’… texturas que, a lo mejor, las habíamos insinuado, pero no habíamos profundizado en ello. Pero al final, el vozarrón de Dandy es la que aglutina todo, y si no tuviéramos un cantante tan bueno, quizá no estaríamos aquí. El sello personal también se reconoce en otros aspectos, pero tener un vocalista tan potente nos permite meternos en algunos sitios en los que, a lo mejor, no podríamos si no tuviéramos una voz tan característica. Como por ejemplo ‘Manguara’, con sintetizadores, pedales, guitarras poco distorsionadas, que no es lo habitual, pero que sigue sonando a DMBK.

¿Cómo se lleva esa bipolaridad tuya como guitarrista de la banda y productor? Yo soy una especie de nexo de unión entre la banda y Jordi Gil, que es con quien hemos hecho los tres discos y la banda sonora. Hago de enganche de esa “colgadera” de ideas que suceden en el local, y que hace que esas canciones estén bastante vivas cuando llegan al estudio. Yo creo que está bien tener una visión externa y ese oído limpio que Jordi tiene antes de escuchar los temas, porque nos da otra perspectiva que nosotros, al estar dentro de la cueva, no siempre somos capaces de ver, y si eso lo mezclas con que yo estoy en la banda y puedo saber lo que va a gustar, creo que es una buena forma de trabajar.

¿Era fundamental seguir manteniendo ese espíritu enigmático de las letras en este nuevo disco? Las letras siempre han sido un punto importante; nuestra música es muy sinuosa y de pasajes abiertos, y las letras tenían que acompañar ese sentimiento. No podíamos tener una música superexpansiva y psicodélica, para después estar hablando de algo muy concreto. Por eso, las metáforas son muy importantes, y ahí Dandy también hace muy buen trabajo, porque las canciones tienen que tener esa capacidad de permitirte realizar tu propio viaje, sin explicártelo todo.

¿Son los directos lo que más habéis echado de menos en este parón? La verdad es que sí, porque nunca habíamos estado tanto tiempo sin tocar; de hecho, cuando hicimos el parón, dimos cuatro conciertos en verano para quitarnos un poco el gusanillo… ¡si hasta estábamos deseando montarnos ocho horas en la furgoneta! (Risas). Pero es que todo lo que hacemos está destinado al directo, ese contacto con el público es la parte dulce, tras la composición y la grabación. Y ahora, cuando hemos presentado este trabajo, estábamos flipando porque la gente ya se sabía las canciones y el disco sólo llevaba una semana en la calle. Texto de Sergio Iglesias. Fotografía de Anne Roig.

Deja un comentario