My Twitter Feed

June 23, 2024

NOTICIAS FLASH:

La brujería en la cultura pop, según DIEGO SALGADO & ELISA MCCAUSLAND.

TheWitch

Libros // Los críticos de cine y divulgadores culturales Diego Salgado y Elisa McCausland analizan las figuras del brujo y la bruja en la cultura pop en ‘Beso negro’, un libro que parte de un encargo de la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián y Terror Molins. Desde figuras históricas como Aleister Crowley pasando por clásicos como ‘El mago de Oz’ (1939) hasta llegar a ‘La bruja’, de Robert Eggers (2015), el libro supone un completísimo ensayo sobre la evolución de la figura de la bruja en el audiovisual, analizada desde una perspectiva feminista y con multitud de información sobre títulos tanto comerciales como de culto para todo aquel que quiera iniciarse en el conocimiento de las artes oscuras.

¿Cómo surge ‘Beso Negro’? ¿Qué relación guarda el proyecto con los festivales de Terror Molins y la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián? El libro es consecuencia directa del encargo por parte de los festivales que citas de un libro centrado en la brujería, en el marco de varias iniciativas sobre el tema —exposiciones, mesas redondas, programación de determinadas películas— que uno y otro certamen tenían en mente. Se ha tratado por tanto de una iniciativa conjunta de Terror Molins y la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, un unir fuerzas a la hora de tener un libro oficial para sus ediciones de 2023, que nos hizo mucha ilusión al ser fans del género fantástico y darnos la oportunidad de interactuar con los dos festivales. Las experiencias han sido de hecho muy bonitas, estamos muy agradecidos a Josemi Beltrán, Javier Rueda, Gloria Massana y sus equipos.

En el libro se habla en gran parte de cine pero el título ya menciona la cultura pop. Hay menciones a sucesos y personas reales, series de televisión, novelas, cómics o incluso TikTok. ¿Desde el principio quisisteis abordar un poco todos estos frentes? El hincapié en las películas resultaba obligado dado que la iniciativa surgía de dos festivales de cine. Pero siempre hemos considerado imprescindible en nuestro trabajo ligar nuestra “especialización”, el cine y el cómic, con los contextos culturales, mediáticos, socioeconómicos y políticos —en especial los feministas— en los que surgen y se desarrollan uno y otro medio expresivo. Es imposible analizar la plasmación de la brujería en un medio, en este caso el cine, sin tener en cuenta otros muchos agentes en juego, que influyen en las imágenes y se ven influidos por ellas.

También resulta curiosa la división en dos partes centradas en El brujo y La bruja, en este orden. ¿Os suscitaba también interés la primera figura? Cuando Terror Molins y la Semana de Cine de Terror de San Sebastián nos propusieron el libro, su interés estaba centrado únicamente en la bruja. A nosotros nos pareció que el mercado está saturado de ensayos y narrativas dedicadas en exclusiva a la bruja, y que resultaba más interesante contrastar su figura con la del brujo, desatendida con frecuencia. La comparación entre el brujo y la bruja respondía además a dos objetivos: hablar de masculinidades —vinculadas en este caso al brujo, el hechicero o el sumo sacerdote—, que a nuestro juicio son fundamentales para entender cómo funciona el sistema y sus reflejos en la ficción, y contrastarla con la de la bruja, o brujas, en plural. Como explicamos en el libro, uno y otro personaje no tienen nada que ver, sus evoluciones en la cultura popular surgida de la Modernidad son muy diferentes, casi antagónicas.

En relación a esto, dejáis caer que actualmente la figura de ‘El brujo’ está menos presente en el cine y la cultura pop, más allá de la serie ‘The Witcher’ y que algunas de sus manifestaciones populares como las de Saruman y Gandalf siguen arquetipos clásicos. ¿Necesita una reinvención? En las últimas páginas de ‘Brujo negro’ dedicadas al brujo explicamos de hecho que este se está reinventado hoy por hoy como bruja, especialmente en redes sociales muy populares entre las nuevas generaciones como TikTok, donde la masculinidad agresiva, paternalista y hambrienta de poder no está bien vista. Si te fijas, una de las últimas encarnaciones cinematográficas más populares de los últimos años, el profesor Albus Dumbledore de J. K. Rowling, ha experimentado un cambio importante desde su presentación como anciano venerable, patriarcal, por encima del bien y del mal, en la saga Harry Potter, y el retrato juvenil, vulnerable y queer que se ofrece de él en las entregas de la serie posterior Animales fantásticos y dónde encontrarlos. Esa es ahora mismo la tendencia en la representación del brujo por la ficción popular.

ElMagoDeOz

 

 

«Nosotros siempre decimos que la cuestión no reside en que un cómic, una película o una serie sean de gran calidad o nos abracen, sino en que tengan cosas interesantes que decir, por mucho que nos irriten o asusten; por elección premeditada de los creadores, o porque la cultura popular dé lugar a locuras, disfunciones y aberraciones».

En la mayoría de productos audiovisuales que citáis reconocéis virtudes y carencias. Si tuvierais que recomendar o reivindicar unos pocos títulos más o menos accesibles en plataformas o derivados ¿cuáles serían? Nosotros siempre decimos que la cuestión no reside en que un cómic, una película o una serie sean de gran calidad o nos abracen, sino en que tengan cosas interesantes que decir, por mucho que nos irriten o asusten; por elección premeditada de los creadores, o porque la cultura popular funciona de modo torrencial y está dando lugar continuamente a locuras, disfunciones y aberraciones. En este sentido, nos parecen tan recomendables ‘El mago de Oz’ (1939), ‘Me enamoré de una bruja’ (1958) y clásicos en la misma línea, ‘Simón, Rey de los brujos’ (1971) y otros muchos títulos trash, series adscritas al feminismo posmoderno como ‘Embrujadas’ (1998-2006) y producciones de nueva hornada como ‘El descubrimiento de las brujas'(2018-2022). Si de algo puede servir Beso negro a los lectores es para descubrirles infinidad de películas, series, cómics, novelas, videojuegos, videoclips… que abordan la brujería y cuya variedad procura un montón de diversión y, también, formas diferentes de pensar las cosas.

Hablando de virtudes y carencias, ‘Las brujas de Zugarramurdi’ ocupa un lugar destacado ya que reconocéis su importancia pese a comenzar hablando del toque misógino que, en efecto, suele presentar De La Iglesia. ¿Qué características esenciales hacen buena una película de brujas hasta el punto de «anular» sus defectos? Insistimos aquí un poco en lo anterior: cuando te interesan de verdad la cultura y el mundo que te rodea no piensas en anular o pasar por alto sus supuestos defectos sino en tratar de entenderlos apelando a las circunstancias de gestación del producto cultural y sus contextos culturales y sociales. El cine de Álex de la Iglesia es misógino pero además, no lo olvidemos, misántropo, y esa perspectiva creadora tan compleja ha dado lugar a un ciclo de películas más que interesantes; entre ellas, desde luego, ‘Las brujas de Zugarramurdi’, cuyo desenlace es una de las representaciones más alucinadas y alucinantes que se hayan visto nunca de los arquetipos femeninos ancestrales. En relación con eso, la película vuelve a delatar en De la Iglesia lo que hemos definido como masculinidad histérica, un tipo de programación cultural y sociológica de los hombres frente a las mujeres que no apela al dominio evidente, al ejercicio del poder sin contemplaciones, sino a una forma de violencia pasivo-agresiva, llena de miedos y rencor, que en la realidad está por todas partes y que De la Iglesia ha tratado en su cine con gran ojo clínico. Una “buena” película de brujas puede estar por tanto llena de cosas “malas”; los discursos y sus interpretaciones no funcionan en una sola dirección, todo revela y delata mucho más de lo que parece a primera vista, en base a prejuicios y lugares comunes.

BrujasZugarramurdi

 

«El desenlace de ‘Las brujas de Zugarramurdi’ es una de las representaciones más alucinadas y alucinantes que se hayan visto nunca de los arquetipos femeninos ancestrales». 

Hacia el final del libro se habla de ‘The Witch’, la película de Robert Eggers de la que él parece renegar últimamente. En ella se ve un compendio de prácticamente todas las facetas de la bruja que se tratan en el libro, aunque reconozco que a mí me pareció algo caprichosa la alternancia entre unas y otras. En el libro la defendéis mencionando que a Eggers se le pueden poner pegas, ¿cuál viene a ser vuestro veredicto sobre este filme?A nosotros lo que nos pone más nerviosos de Robert Eggers es la afectación audiovisual de sus películas y las infinitas capas de simbolismos, citas y alegorías que deposita en ellas. En muchos casos, todo ese aparato formalista y culterano termina por agotar la atención y resultar menos significativo de lo que pretende. ‘The Witch’ es un buen ejemplo de ello, hasta parecer un amasijo barroco de iconografía y ánimo enciclopédico que no siempre se sostiene. Aun así, cabe reconocer que es una película con una fuerza visual nada frecuente, escenas aterradoras y de gran poder arquetípico (véase el plano final) y que la elección de Anya Taylor-Joy al frente del reparto es un acierto. Guste o no, posiblemente acabe por ser un clásico del fantástico brujil, si no lo es ya.

¿Hay alguna obra de esta temática que os haya sorprendido posterior a la publicación de este libro? La cultura popular es tan proteica y veloz que, apenas entró ‘Beso negro’ en imprenta, ya estaban estrenándose y publicándose títulos más o menos originales que continuaban incidiendo en el tema, por no hablar de producciones del pasado que se nos han escapado y hemos descubierto apenas entregado el manuscrito o que nos han chivado en las últimas semanas los lectores. Nos parece en cualquier caso menos importante haber abarcado todo, seguir frenéticamente la actualidad, incluir en la siguiente edición tantos títulos novedosos como sea posible, que haber procurado a los lectores argumentos sobre el tema que les animen a arrojar una mirada más fructífera, más compleja, sobre un fenómeno que igual tiene cuerda para rato o pasa de moda mañana, pero que tiene a sus espaldas un gran recorrido cultural que dice mucho de cómo se ha articulado el pensamiento que rige nuestro mundo y el papel que se ha asignado en el mismo a hombres y mujeres. Texto de Roberto González.

BesoNegro_Portada

 

Deja un comentario