My Twitter Feed

June 23, 2024

NOTICIAS FLASH:

Moscas. Poder Putrefacto.

moscas-1200x677

El director donostiarra Aritz Moreno (‘Ventajas de viajar en tren’) nos trae ahora una feroz crítica a las clases poderosas que empieza citando a Morticia Addams. Un pletórico Ernesto Alterio protagoniza esta fantástica comedia negra que recibió una mención especial en Sitges.

‘Ventajas de viajar en tren’ fue una película sumamente original, especialmente para tratarse de una ópera prima. ¿Tuviste mucha libertad a la hora de realizarla? Tuve mucha libertad para hacerla, una vez levantado el proyecto. Pero levantar el proyecto me llevó más de cinco años. Nos encontramos con constantes rechazos hasta que apareció Merry Colomer de Morena Films. Pero bueno, esos cinco años me permitieron, precisamente, prepararla muy bien.

‘Moscas’ tiene algunos parecidos estructurales con ‘Ventajas…’ pero está mucho más basada en un personaje principal, el encarnado por Ernesto Alterio. ¿Supuso esto un cambio de chip considerable?¿La hizo más fácil o más difícil de rodar? Trabajar con Ernesto es fácil , es muy trabajador y muy empollón. A nivel de dirección la sentí más sencilla que ‘Ventajas…’, en la que había mucho más trabajo de puesta en escena, por ejemplo. Es intencionado, también. Con ‘Moscas’ quería hacer un thriller más clásico. Yo creo que nunca voy a hacer nada mejor que ‘Ventajas…’. Es insuperable (risas) pero eso también me ha quitado un peso importante de encima. Ya hice la película que tenía que hacer y ahora quiero explorar otros terrenos. Intento hacer cosas divertidas y, sobre todo, memorables. Creo que es una pena que se haga cine de usar y tirar, que se olvide al día siguiente.

Luis Machi es un personaje despreciable, ¿confiaste en el carisma de Ernesto para que al público le resultara tolerable? No debería caer bien en teoría (risas). El atractivo del proyecto para mí era precisamente ese : tener un personaje supernegativo, muy despreciable y sostener una película de noventa minutos con eso. Y con ninguna intención de que nos cayera bien ni se redimiera. La apuesta para que el espectador disfrutase y se entretuviera con esta peli era que había que torturar al personaje todo lo que pudiéramos. Esa era la idea.

En la rueda de prensa en Sitges hablaste de tu afición por el cine de los hermanos Coen. ¿De dónde viene tu gusto por la comedia negra? No lo sé, no lo he pensado. Obviamente me gusta reírme y me gusta divertirme. Pero también me gustan otro tipo de películas. El caso es que inconscientemente siempre que tengo dos opciones para hacer una película : una más seria o clásica y otra más loca, siempre tiendo a tirar hacia lo loco porque me llama más la atención.

Has contado que realizaste más cambios al adaptar esta novela que con la de ‘Ventajas de viajar en tren’. La primera versión del guion estaba pensada incluso para rodarse en España. Hubo muchos cambios de estructura. La novela es mucho más negra. Machi es incluso más despreciable. Es putero, cocainómano…todo mucho más excesivo. A mí me parecía que en la peli todo eso podría sobrevolar pero no era necesario mostrarlo. Viendo la película te puedes imaginar perfectamente que Machi podría esnifar cocaína, pero no llegamos a enseñarlo. En la novela el personaje se dedica a la hostelería y aquí a la construcción…hay una serie de cambios, pero se respeta el espíritu original.

moscas

«Intento hacer cosas divertidas y, sobre todo, memorables. Creo que es una pena que se haga cine de usar y tirar, que se olvide al día siguiente».

Rodar en Argentina te ha supuesto tanto ventajas como dificultades. En conjunto lo veo bien porque creo que favorece a la película. Lo que pasa es que el proceso de hacerla es muy duro. Pero creo que la peli tiene buena factura. Hay gente que me dice que parece una peli americana o una peli más grande, pero en realidad es una peli realmente pequeña. Todo eso nos lo dio Buenos Aires. Todas las secuencias de carretera en las que sale Ernesto conduciendo y hay tres mil coches de fondo, eso no lo hace ni Marvel, pero eso lo puedes hacer en Argentina porque no les importa mucho. Nos metemos en la autopista con la cámara y ya vamos viendo. Y eso está guay, favorece a la peli.

¿En qué sentidos se parecen o se diferencian la sociedad española y la argentina? Estamos muy cerca en muchos aspectos pero en Argentina es todo un poquito más exagerado, tanto para lo bueno como para lo malo. Es un país gigantesco con una mezcla interesante. Tienen este rollo europeo pero a la vez son americanos. Es una mezcla que a mí me parece muy interesante. Es todo más extremo, también las desigualdades.

Ernesto habló sobre como actuar le lleva a meterse en la piel de otras personas y sentir cierta empatía. Sin embargo aquí es imposible sentir empatía por el protagonista. ¿Te parece que realizar una crítica a este tipo de personajes poderosos puede llevar a la reflexión o incluso a que se replantee las cosas el que se sienta identificado? Eso igual es demasiado pedir (Risas). Ojalá. No queríamos salvar al personaje para nada. En la secuencia de la cena de cumpleaños él tuvo la tentación de mostrar que estaba borracho. Y yo dije: “no está borracho, es así, un puto desgraciado, y hay que vivir con ello” (Risas). Me parece interesante usar la película como un espejo porque personajes como este los vemos a diario en las noticias. Lo que pasa es que verlo a diario en la tele nos anestesia, porque se normaliza. Pensamos: “mira, otro que es así”. El cine creo que sí le da una mínima relevancia como para ponerse a pensar sobre la existencia de este tipo de sujetos.

Para el resto del reparto de actores argentinos, ¿te dejaste asesorar? Tenía conocimiento de algunos pero se hizo un muy buen trabajo de casting. De hecho me interesaba más. No quería hacer el típico casting desde España con los cuatro o cinco actores argentinos que nos fueran más conocidos. Quería que se sintiese una peli cien por cien argentina. Hicimos un casting muy bueno y me quedé con las que para mí eran las mejores opciones. Claudio Rissi es allí una leyenda , Mara Bestelli es una diosa, Gina, que es la hija, es una chica que lo va a petar seguro, Tomás Pozzi fue un gran descubrimiento para mí, etcétera.

La banda sonora es de Maite Arroitajauregi de ‘Mursego’, que hasta ahora había musicalizado películas más de época o de corte fantástico. Esto no lo sabe mucho gente pero la primera vez que Mursego trabajo para cine fue conmigo. Ella hizo la banda sonora de ‘Cólera’, mi último corto. Yo soy superfan de Mursego desde siempre. Iba a sus conciertos y tal y para ‘Cólera’ le pedí que me hiciera la banda sonora, y esa fue la primera banda sonora que ella hizo. A partir de ahí ya hizo la música de las otras películas por las que es más conocida. Y nos hemos vuelto a reencontrar aquí.

Tus dos películas tienen una estructura episódica. Sí, me gusta esta estructura, pero es casualidad también. Las dos novelas tenían un poco esa estructura. Pero los otros tres proyectos que estoy moviendo ahora no tienen ninguno de ellos este tipo de estructura. Se ha dado así, sin más.

¿Cuáles son tus próximos proyectos? Mi próxima película será ‘Karateka’, un biopic de Sandra Sánchez, medalla de oro en Tokio 2022. Algo superdiferente, pero también es un proyecto cien por cien personal. Es una historia que empecé yo y a la que se ha sumado Atresmedia y que será un proyecto un poco más grande. Ganó la medalla de oro en Japón contra Japón, en una disciplina japonesa, cuando habían cambiado las reglas un día antes para favorecer a Japón. Es todo muy épico y creo que se debe de narrar. Es la mejor karateka de todos los tiempos y es española. Y aquí no la conoce ni Dios. Para mí es casi un acto de justicia hacer esa película. Texto de Roberto González.

 

Deja un comentario