My Twitter Feed

July 20, 2024

NOTICIAS FLASH:

Reseñas Aux124.

nadiesabe

BAD BUNNY.

nadie sabe lo que va a pasar mañana.

Música // Nadie sabe lo que va a pasar mañana. Al Pacino regaló estas palabras a Benito al más puro estilo Corleone, en un íntimo restaurante de Mónaco donde los rostros del éxito se sientan a cenar cada noche. A pesar de los premios y los récords, Bad Bunny es consciente de lo frágil de la fama. Decidió titular su nuevo álbum con este consejo y seguirlo hasta el final. ‘Nadie sabe’ es el prólogo de esta historia, una lúgubre defensa que alterna el orgullo de ser quien es con la venganza hacia los que buscan destruirlo. A veces la fama y el dinero no hacen más sencillo cabalgar las críticas, por mucho que se haga a lomos de un Rolls Royce custom. Pero como el cowboy de rodeo en su portada, Bad Bunny consigue mantenerse encima, flexible y con estilo.

El éxito de ‘Un verano sin ti’ (2022) vino con un Bad Bunny en bermudas, relajado en la playa. Los que esperaban seguir bailando Moscow Mule en mano han encontrado en ‘nadie sabe…’ canciones que suenan a ciudad y a noche, cantadas por un Benito de ceño fruncido estilo Balenciaga. A pesar de temas incontestables como ‘Where She Goes’ o ‘Monaco’ y su sorprendente flex a la Europea, muchos de los temas suenan a beats producidos en masa de importación estadounidense. Donde algunos quieren ver una vuelta a las raíces del Benito más rapero, otros echan de menos esa fusión de merengue, dembow y reggaetón con la que logró representar el verdadero Puerto Rico en la escena internacional. Estos últimos han puesto solución a esta falta de sazón con una IA que ha traído de vuelta al conejo más mainstream, eclipsando un lanzamiento arriesgado pero vital para su carrera. Si eres de estos. Bad Bunny tiene malas noticias para ti. Janire Goikoetxea.

yeule

YEULE.

Softscars.

Música // ‘Softscars’ representa la culminación de un largo proceso de maduración personal y creativa para Nat Ćmiel, la artista de Singapur que se esconde tras el personaje de fascinante presencia, Yeule. Un trabajo que, si bien no supone una ruptura total del ejercicio de introspección de sus anteriores trabajos en el que abundaban grandes dosis de experimentación en sonidos y melodías de sus canciones, sí se aprecia una clara evolución a abrirse al exterior y a impregnarse de un sonido más orgánico sustentando en instrumentos musicales más cercanos al pop.

Es pues en este último trabajo en el que Ćmiel logra equilibrar su pasado con un enfoque creativo renovado, fusionando la experimentación con elementos más accesibles.

A lo largo de ‘Softscars’, las canciones ofrecen una mezcla de emociones intensas, desde la melancolía de ‘Inferno’ y ‘Dazies’ hasta la exploración de relaciones virtuales tóxicas en ‘Software Update’.

Destacable la colaboración con el productor Kin Leonn que hace que las composiciones, en apariencia simples, se conviertan en verdaderas joyas. Se utilizan texturas, fragmentos de voces y elementos instrumentales que rinden homenaje a décadas pasadas, por momentos las guitarras grunge parecen hacerse dueñas del escenario, pero que mantienen la identidad creativa única de Yeule.

Un álbum que, en suma, apela a fórmulas que facilitan su escucha, pero sin abandonar la experimentación como uno de los pilares en los que el estilo de Yeule se sustenta. David Tijero.

goat

GOAT.

Medicine.

Música // Cerca de la frontera con Finlandia existe un pequeño pueblo sueco llamado Korpilombolo. Un lugar oscuro y plagado de truculentas leyendas paganas del que hace once años surgió Goat. De entre el mar de bandas de black metal que salían a borbotones del país, nació una de las bandas de retro-psicodelia-folk más importantes de la historia reciente. Enmascarados y entonando cánticos chamánicos a pleno pulmón, presentaron ‘World Music’ (2012), un álbum que recogía sonidos de todo el mundo y creaba un género en sí mismo que nadie ha sabido aún reproducir como ellos. Desde entonces Goat ha conseguido transmitir en sus trabajos estos cantos de civilización perdida que parece haber llegado hasta nuestro presente por arte de magia negra. Toparse con cada uno de sus lanzamientos ha sido como encontrar una nueva escritura sagrada que a modo de antropólogos podemos ir estudiando hasta comprender.

‘Medicine’ ha sido un hallazgo de los que conmocionan. La violencia que mostraban en el pasado ha cesado. Ya no hay necesidad de más sacrificios y ahora el fervor ritual se vive tras un velo de opiáceos. Las voces, calmadas, nos invitan con versos pastorales a que meditemos y nos dejemos llevar. Entre sitares y flautas medievales especialmente protagonistas, Goat nos ofrece la medicina que todos buscan, esa que según ellos trata la angustia que nos produce la impermanencia de la vida. Enfermedad, amor, muerte y en definitiva un tiempo finito que podemos estirar en clave de rock progresivo si accedemos a formar parte de uno de sus rituales. El tema ‘Join The Resistance’ y sus riffs al estilo Black Sabbath es la invitación oficial a formar parte de su comuna hippy ocultista. Janire Goikoetxea.

Deja un comentario