My Twitter Feed

May 29, 2024

Nevenka. Por las que vendrán.

nvenkaprincipal

Histrión Teatro y María Goiricelaya siguen tras la gira de ‘Nevenka’, la obra basada en el que se considera el primer caso del #MeToo en España. Hablamos con la directora sobre la gestación de una obra que nos lleva a 2001 para hacernos reflexionar sobre el presente.

Has tratado el género documental en el teatro con ‘Altsasu’ y ahora con ‘Nevenka’. ¿Qué elementos propios tiene el teatro para tratar estos temas de actualidad? En el caso de ‘Nevenka’ ocurre un poco como en el de ‘Altsasu’, que están muy documentados los procesos judiciales, pero luego hemos incorporado una parte ficcionada que me parece interesante para plasmar todo aquello que no está sobre el papel. Son casos que han trascendido mucho a nivel mediático y de los que hay mucha información registrada, pero yo creo que hay una parte humana que no está recogida en ningún escrito, video o soporte. La parte humana como mejor se refleja es ficcionando esos momentos que no pudimos ver pero que sin duda sus protagonistas han vivido.

¿Es la exposición de esos momentos lo que diferencia la obra de, por ejemplo, la miniserie de Netflix? El documental de Netflix es maravilloso y tiene un montón de espacio y tiempo para poder aunar a todas las personas que fueron protagonistas de esos sucesos. En el caso del teatro la imaginación tiene más trabajo. Al tener un código diferente yo tengo que juntar en un espacio/tiempo que sucede en el presente todas esas personas y todos esos hechos. Los sucesos que destilas o que necesitas para contar lo que ocurrió han de estar mucho más comprimidos en el tiempo teatral.

La obra surgió por iniciativa de Histrión Teatro. Dices que tú no tenías un recuerdo especial de este caso. No, algo me sonaba, pero en su momento era muy joven y no le presté mucha atención. Cuando empecé a documentarme sobre él me di cuenta de su relevancia, de cómo había sido el primer caso del #MeToo en España, de cómo ella ha abierto una gran brecha y un gran camino para el feminismo en España.

¿Se da en el texto una reflexión sobre aquello en lo que se ha avanzado y sobre lo que sigue igual a día de hoy o se deja más bien sacar conclusiones al espectador? El espectador sacará conclusiones personales e intransferibles. Sí que es verdad que hay cosas que se dieron cuando sucedió el caso Nevenka allá por el 2001 que hoy serían diferentes , o al menos yo quiero pensar que sería así. Nevenka tuvo el apoyo de muchas mujeres y asociaciones que salieron a la calle pero también sufrió el rechazo de muchas otras. Esto creo que hoy en día no sería así. En eso hemos evolucionado. Hay un pensamiento muy diferente del que había en aquella época.

¿Llegaste a hablar con la propia Nevenka? No, no hablé con Nevenka. Me habría encantado. Siempre es bonito hablar con el protagonista para poder construir y conocer el material de primera mano. Pero también es cierto que no lo eché mucho en falta porque hay tanta documentación disponible que también puede estar bien distanciarte, para imaginar cosas que tal vez no sucedieron pero que le vienen muy bien al espectáculo teatral porque hace falta apretar los conflictos. Hay una parte negativa y una parte positiva en el hecho de no haber hablado con Nevenka.

www-nevenka-vale_4_1000x563

«Nevenka tuvo el apoyo de muchas mujeres y asociaciones que salieron a la calle pero también sufrió el rechazo de muchas otras. Esto creo que hoy en día no sería así».

Una cosa que llama la atención en casos como éste es el cinismo con el que se defienden los acusados, aunque se explique por el miedo a perder su poder. En este caso, ¿cómo abordaste al personaje de Ismael, el exalcalde, y cómo quisiste que lo representara el actor, Ales Furundarena? Ales realiza un trabajo muy bonito, magnífico, porque la idea es que el personaje de Ismael también sea lo más humano posible. Y en este caso el exalcalde vela por su defensa y hace una gran defensa de su perspectiva del caso, de lo que el vivió, de lo que él sufrió y de lo que su entorno también padeció. Es importante para ofrecer una visión amplia y poco contaminada sobre lo que sucedió. Así que está bien que ambos protagonistas tengan la palabra. Luego el público decidirá quién tiene la razón, que es una cosa también subjetiva.

En la puesta en escena cobra importancia la iluminación. Sí, es una puesta en escena muy sobria. Tomamos como punto de partida la imagen de una pecera. En varios artículos se decía que Nevenka era una especie de pez de colores que había caído en un acuario de peces negros. El espacio escenográfico es algo sobrio, duro. Todo lo que se juega es en base al espacio sonoro, la interpretación y la iluminación. Creo que este caso no demandaba mucho más. Es una pieza seca, que tiene que conmover y sacudir. Me parece que no era necesario un gran artificio para llevar este caso al escenario.

No paras de encadenar trabajos. En estos mismos meses estrenas ‘Festen’ en el Arriaga. ¿Qué valoración haces de estos últimos cinco años, de las nominaciones y premios recibidos? ¿Te han permitido más libertad para tratar las historias que te interesan? Han sido años muy intensos, no solo para mí sino también para mi socia Ana Pikaza y nuestra compañía, La dramática errante. La compañía ha crecido en todos los aspectos y Ane y yo también hemos crecido. Hemos trabajado mucho para poder estar aquí y ahora por suerte tenemos la potestad de abordar los proyectos que más nos emocionan o que más nos apetecen o nos seducen. Hasta que puedes hacer lo que realmente te apasiona pasa un tiempo. Nosotras llevamos más de veinte años trabajando juntas y han sido estos últimos cinco los que nos han llevado a este presente en el que podemos elegir lo que queremos contar.Texto de Roberto González.

Deja un comentario