My Twitter Feed

November 29, 2022

NOTICIAS FLASH:

Aritz Trueba. Intimidades. -

lunes, noviembre 28, 2022

Isaac Sánchez. Memorias piadosas. -

domingo, noviembre 27, 2022

Twinterview a Inés de León. -

domingo, noviembre 27, 2022

El poder gráfico en la música, según INGE CONDE y CAROLINA QUEIPO GUTIÉRREZ. -

domingo, noviembre 27, 2022

30 años de ‘Batman: la serie animada’, según ÁNGELA ITURRIZA -

sábado, noviembre 26, 2022

Tecnología. -

sábado, noviembre 26, 2022

Escuela Superior de Tecnologías Industriales Avanzadas (ESTIA). Poniendo proa al futuro. -

sábado, noviembre 26, 2022

Moda. De la pasarela a la calle. -

sábado, noviembre 26, 2022

Reseñas AUX 118 -

sábado, noviembre 26, 2022

Pilar Palomero. Madres luchadoras. -

viernes, octubre 7, 2022

Carlota Pereda. Crónicas-sangrientas-de un pueblo. -

viernes, octubre 7, 2022

Unicorn Wars. Osos poco amorosos. -

viernes, octubre 7, 2022

Manel. Sin prejuicios en la música. -

viernes, octubre 7, 2022

Bruit≤. Cuando el ruido habla. -

viernes, octubre 7, 2022

Black is beltza II: Ainhoa. Iragan Nahasiaren Kronika Bitalista. -

martes, octubre 4, 2022

Parabellum. Ante todo, coherencia. -

martes, octubre 4, 2022

Sonata Arctica. Una nueva aventura acústica. -

martes, octubre 4, 2022

Yawners. Segundo asalto superado. -

martes, octubre 4, 2022

Maren. Conversando con Margarette. -

martes, octubre 4, 2022

The Baboon Show. A contracorriente. -

martes, octubre 4, 2022

Parabellum. Ante todo, coherencia.

Parabellum

Parabellum ha vuelto. En realidad nunca se habían ido. Este ‘El grito del hambre’ es el primer trabajo de la banda en casi 25 años. Un cuarto de siglo en el que los de Barakaldo han seguido tocando y preparando estos nuevos temas que han grabado en los estudios de Iñaki Antón “Uoho” y que marcan el principio de una nueva etapa de la banda.  

¿Qué os motivó para volver a entrar al estudio después de casi 25 años? Teníamos pensado hacer el disco desde hace mucho tiempo, pero ha habido circunstancias que han hecho que se demore muchísimo más de lo que hubiéramos querido. Así que, cuando finalmente nos pusimos las pilas y estábamos a punto de grabar, llegó la pandemia y una vez que todo eso ha pasado, lo que nos ha motivado ha sido decir: “vamos a hacerlo ya de una puta vez” (risas).

¿Y notabais ya la presión de la gente que ya demandaba un nuevo trabajo de Parabellum? ¡Qué va! Nosotros éramos los que nos autopresionábamos, porque veíamos que ya teníamos ganas de tocar canciones en directo que no fueran las de siempre. Al final, cualquier músico, según pasa el tiempo, va evolucionando y escuchando cosas nuevas que le influyen; el estilo también va evolucionando y mejorando y cuando escuchas cosas de hace 25 años te sigue gustando pero piensas que, a lo mejor, ahora lo harías de otra forma, es un proceso natural.

Supongo que habréis tenido que hacer una labor importante de selección del material que habíais recopilado en todo este tiempo… En este disco hay ideas que vienen de hace muchos años, hay un tema que incluso estaba en el 2000, bocetos de hace diez años… pero el grueso sí que es más actual. Desde que empezamos con esta formación, ya hace cinco años, vimos que sonaba bien y por eso nos hemos juntado con un montón de material que grabábamos en el local. Al final, entre todos esos bocetos hemos hecho una selección que son las canciones que finalmente han salido. Pero este es el primer disco de Parabellum en el que hemos entrado en el estudio con material de sobra.

¿Por qué tomasteis la decisión de grabar el disco con Iñaki Anton, “Uoho”? Porque nos conocemos desde hace muchos años, habla nuestro idioma, seguimos unos cánones parecidos y teníamos la misma idea en la cabeza. Además, como nos conoce tan bien, sabe perfectamente lo que puede sacar de cada uno. Todo ha sido muy sencillo porque ha sido como grabar en casa. Cuanto más a gusto estás, las cosas son más sencillas y todo se hace más rápido. 

En cuanto al estilo, lo mejor que se puede decir de ‘El grito del hambre’ es que sigue sonando a Parabellum, ¿no?  Es que nosotros no pensamos en centrarnos en un estilo o en otro cuando lo hacemos. Si escuchas los discos de Parabellum, ves que todos son diferentes, se nota que tiene la esencia de la banda, pero nunca hemos ido buscando un sonido concreto, sino que hemos conseguido un estilo propio tocando y tocando. También es importante que Pedro e Iñaki, los dos últimos en llegar, se han adaptado muy bien a esa esencia de la banda.

“Cualquier músico con el tiempo va evolucionando y escuchando cosas nuevas que le influyen. No somos los mismos que hace 25 años”.

Viendo las buenas críticas que está teniendo el disco, ¿creéis que se ha valorado esa coherencia? La verdad es que pensábamos que nos iban a dar hostias por todos lados, porque iba a haber quien dijera que seguimos haciendo lo mismo de siempre, otros que digan que hemos cambiado y que esto no les gusta… Pero nosotros, aunque suene mal, nunca hemos hecho las cosas para gustar a los demás, sino para que nos guste a nosotros. De todas formas, sabemos de dónde venimos y no nos puede afectar lo que diga tal o cual persona.

Hablando de las letras, parece mentira que todavía se tengan que repetir las temáticas que cantabais hace 30 años, ¿verdad? Todo eso existe, pero ahora, quizá, se ve más. Y no se trata de adoctrinar a nadie, sino de contar lo que hay de una manera diferente porque cada uno es mayorcito y es consciente de lo que está bien y lo que está mal. Cuando una persona tiene una herramienta como un micro o un medio de difusión, tienes que tener mucho cuidado con lo que haces o con lo que dices, pero no puedes obviar lo que hay y hay que expresarlo. ¿Cuántas canciones se han hecho, por ejemplo, sobre el drama de la inmigración? ¿Miles? ¿Y por eso vas a dejar de hacerlas? Pues no, habrá que seguir insistiendo, diciéndolo de otra forma para que la gente lo siga viendo. Todo el mundo puede escribir sobre lo que quiera, pero para nosotros el rock and roll es rebeldía, y si pegas cuatro guitarrazos, te dan ganas de tocar las narices a quien se sienta aludido.

¿Cómo os sentís antes de afrontar una gira por salas tantos años después? Con muchas ganas. En este tiempo no hemos dejado de tocar, sobre todo, en otros formatos porque tampoco podíamos tocar cuando quisiéramos ni planificar una gira completa. Pero Parabellum es un grupo de directo y hemos elegido salas amables y adecuadas para presentar este nuevo trabajo.

Para concluir, ¿la publicación de este disco supone el principio de una nueva etapa para la banda en la que, a partir de ahora, seguiréis haciendo nuevos temas? Ahora mismo, lo que queremos es tocar, consolidar estos temas, pasarlo bien, y luego ya se verá lo que vaya saliendo, pero lo que está claro es que no vamos a esperar otros 20 años para sacar nuevas canciones (risas)…Texto de Sergio Iglesias. Fotografía de Lucía de Andrés

Deja un comentario