My Twitter Feed

December 5, 2022

NOTICIAS FLASH:

Arima Soul. Alma afro y euskaldun. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Lukiek. Abriendo camino. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Doctor Deseo. La fiesta de los “maquetos”. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Señor No. Tres décadas derrochando coherencia y actitud. -

miércoles, noviembre 30, 2022

¡García! ¿Qué es ser patriota? -

martes, noviembre 29, 2022

Antro. El subsuelo está lleno de plataformas musicales. -

martes, noviembre 29, 2022

Carlos Vermut. Mi novio es un monstruo. -

martes, noviembre 29, 2022

Zinebi Express. Bilbao en el quirófano. -

martes, noviembre 29, 2022

Yune Nogueiras. La sociedad segun Delibes. -

martes, noviembre 29, 2022

Forever Young. Eternos canallas. -

martes, noviembre 29, 2022

Hitz Politak. Juegos de palabras y dibujos. -

martes, noviembre 29, 2022

Aritz Trueba. Intimidades. -

lunes, noviembre 28, 2022

Isaac Sánchez. Memorias piadosas. -

domingo, noviembre 27, 2022

Twinterview a Inés de León. -

domingo, noviembre 27, 2022

El poder gráfico en la música, según INGE CONDE y CAROLINA QUEIPO GUTIÉRREZ. -

domingo, noviembre 27, 2022

30 años de ‘Batman: la serie animada’, según ÁNGELA ITURRIZA -

sábado, noviembre 26, 2022

Tecnología. -

sábado, noviembre 26, 2022

Escuela Superior de Tecnologías Industriales Avanzadas (ESTIA). Poniendo proa al futuro. -

sábado, noviembre 26, 2022

Moda. De la pasarela a la calle. -

sábado, noviembre 26, 2022

Reseñas AUX 118 -

sábado, noviembre 26, 2022

Travis Birds. Preparada para el cambio.

2 Travis Birds - Foto Steven Bernhard

Autodidacta y con una sensibilidad desbordante, la artista madrileña estará presentando este verano su proyecto en grandes festivales, mientras prepara el que será su tercer disco.

¿Sabes quién fue la primera persona que me habló sobre ti? Fue Martirio en la entrevista que le hicimos hace un año. ¿Ah, sí? ¡Qué linda es! No nos conocemos en persona, sólo por redes, pero sería maravilloso poder coincidir algún día. Tengo una admiración absoluta por ella.

¿Qué supone para ti estar tocando en un festival como Pirineos Sur? Es un sueño, la verdad, Es un terreno donde todavía soy inexperta, porque no he hecho festivales tan grandes, y me lo pongo como un reto que quiero encarar de forma muy ambiciosa en cuanto al show que vamos a llevar y que estamos ya preparando. Tenemos que adaptar el espectáculo a un contexto diferente, porque en la gira nos seguimos moviendo por salas y teatros.

¿Qué formato crees que es mejor para los artistas? La verdad es que yo, por el repertorio que llevo y el ambiente que se crea, en los conciertos exijo bastante silencio y eso te lo dan, sobre todo, los teatros. Aunque también tengo que decir que eso es, sobre todo, para la gira de ‘La costa de los mosquitos’, que es un disco que requiere una escucha más pausada y entregada. Pero no tengo un formato preferido, porque el disco nuevo que estoy preparando ahora viene más movido y, seguramente, los teatros no sean el escenario más conveniente y sea más adecuado para salas y festivales, donde la gente puede bailar y participar. Cada formato tiene sus características, y que salga mejor o peor depende del público y no tanto del sitio donde toques. Lo ideal es aprender a contextualizar dónde se va a hacer el show y adaptarlo a ese contexto.

¿De dónde te viene ese eclecticismo que se ve en tus canciones? Me cuesta hablar de referencias porque, aunque parece un tópico, escucho mucha música diferente y no me baso en algo concreto, sino en lo que me pide el cuerpo en cada momento. Para mí, el arte en general es la principal fuente de la que bebo, y necesito consumir muchos tipos de música y suelo apreciar todo lo que está bien hecho y tiene un talento especial. No me baso tanto en un tipo de música concreto. Lo importante es encontrar tu estilo propio.

Nos comentabas que el próximo disco va a ser más movido. ¿A qué se debe este cambio? Es algo que tiene que ver con el momento vital en que estoy y con lo que me apetece hacer ahora. Por otro lado, es una parte del repertorio que he trabajado menos y me apetece conocerme en ese contexto y enfocarme en ello. Es un disco muy basado en cómo quiero que sean los directos y la energía que quiero que haya, y es muy diferente a los dos primeros. En mi caso, cuando hago algo nuevo, siempre es por una necesidad de probarme en otras tesituras. ‘La costa de los mosquitos’ tenía su parte dramática y ahora me apetece romper con todo eso, pero conservando mi estilo porque, al final, todo apesta a nosotros mismos siempre. Texto de Sergio Iglesias. Fotografía de Steven Bernhard.

Deja un comentario