My Twitter Feed

December 5, 2022

NOTICIAS FLASH:

Arima Soul. Alma afro y euskaldun. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Lukiek. Abriendo camino. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Doctor Deseo. La fiesta de los “maquetos”. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Señor No. Tres décadas derrochando coherencia y actitud. -

miércoles, noviembre 30, 2022

¡García! ¿Qué es ser patriota? -

martes, noviembre 29, 2022

Antro. El subsuelo está lleno de plataformas musicales. -

martes, noviembre 29, 2022

Carlos Vermut. Mi novio es un monstruo. -

martes, noviembre 29, 2022

Zinebi Express. Bilbao en el quirófano. -

martes, noviembre 29, 2022

Yune Nogueiras. La sociedad segun Delibes. -

martes, noviembre 29, 2022

Forever Young. Eternos canallas. -

martes, noviembre 29, 2022

Hitz Politak. Juegos de palabras y dibujos. -

martes, noviembre 29, 2022

Aritz Trueba. Intimidades. -

lunes, noviembre 28, 2022

Isaac Sánchez. Memorias piadosas. -

domingo, noviembre 27, 2022

Twinterview a Inés de León. -

domingo, noviembre 27, 2022

El poder gráfico en la música, según INGE CONDE y CAROLINA QUEIPO GUTIÉRREZ. -

domingo, noviembre 27, 2022

30 años de ‘Batman: la serie animada’, según ÁNGELA ITURRIZA -

sábado, noviembre 26, 2022

Tecnología. -

sábado, noviembre 26, 2022

Escuela Superior de Tecnologías Industriales Avanzadas (ESTIA). Poniendo proa al futuro. -

sábado, noviembre 26, 2022

Moda. De la pasarela a la calle. -

sábado, noviembre 26, 2022

Reseñas AUX 118 -

sábado, noviembre 26, 2022

Aldapeta Maria Ikastetxea en Donostia. Arquitectura “de culto”.

arquitectura

En un entorno urbano, con una orografía y con un programa complejos, se responde con una solución arquitectónica de mucha calidad. La garantía que supone el discurrir del trabajo profesional de IDOM, presagiaba este resultado. Si bien, en este caso, la obra se nutre de un aspecto singular que la hace más apreciable aún, como es la intervención de personas de la propia congregación marianista en cuanto a los espacios arquitectónicos de los lugares de culto. El arquitecto marianista José Erizmendi, ha puesto todo su trabajo y pasión en la solución arquitectónica de la capilla, y el resultado es de una exquisitez fuera de toda duda. Con una carga ideológica perfectamente fundamentada y adecuada a los principios marianistas de sobriedad, espiritualidad, recogimiento… recurriendo a la esencia de las cosas que se quieren transmitir, desde la idea que manifiesta el mismo autor: “Me inspiré en la sobriedad del Monasterio Cisterciense de Nuestra Señora de Huerta en Soria, porque transmite una carga espiritual muy acusada. Se trata de crear un espacio asambleario con la disposición de las bancadas. Se pretende dar protagonismo a la luz que entra tamizada, para que ésta defina el espacio“. Se genera así una composición diagonal, reforzada por el falso techo suspendido, cuyo foco pasa a ser el altar y más concretamente, el sagrario, que se coloca como “bisagra o charnela”, una referencia clara a la transición de este mundo con el nuevo mundo promesa de la fe católica. La fuerza compositiva tiene su reflejo en el exterior con el gesto de la cruz tallada sobre el hormigón solo con un rebaje y un cambio de tratamiento superficial de éste, visualizada en la arista del volumen de la capilla. En definitiva, el punto neurálgico es el propio sagrario que es capaz de irradiar toda la expresividad del conjunto arquitectónico. Otro aporte significativo que redunda en el concepto de obra arte total, es la obra escultórica del via crucis realizada por Juan Ignacio Mendizábal, cargada de apreciables matices y simbolismo.

Los materiales son los más adecuados a cada fin propuesto, madera de haya de la zona para el mobiliario interior de la capilla, friso de hormigón visto con encofrado tradicional de tabla de madera (muy presente en el basamento de la edificación), en consonancia buscada de una intromisión del exterior en el interior. Otra elemento no menos primoroso, en cuanto a su diseño, viene a ser el pequeño espacio circular de oración que debe asimismo ser visitado.

Me he sentido en alguna medida transportado a mis vistas a los reconocidos santuarios de Nuestra Señora de Aránzazu o La Virgen del Camino de León (por poner dos ejemplos). Obras de arte total en cuanto a la integración de las tres disciplinas por antonomasia del arte (pintura, escultura y arquitectura), ambos de mediados de siglo pasado.

En lo que supone el resto del edificio destaca sobremanera el prominente vuelo de edificación sobre el espacio de entrada principal, en el cual se potencia la idea de “cuerpo pesado” (gracias a la continuidad horizontal del hormigón visto) que gravita y a su vez protege los accesos tanto peatonales como rodados.

La pastilla principal de carácter marcadamente docente ocupa la fachada este y se orienta hacia el norte en búsqueda de las vistas sobre la bahía de La Concha, generando mediante un corte en “tijera” una terraza mirador en la última planta. Todo ello partiendo de materiales ya conocidos y de habitual empleo por parte de IDOM, en cuanto a chapa perforada, hormigón visto, vidrios tintados y madera, al que se añade en este caso el vidrio moldeado u-glass. Todos ellos en proporción armónica generando un singular y bello edificio.

Quedan, qué duda cabe, muchos más comentarios al respecto de esta obra arquitectónica de indudable interés que no se pueden incluir en esta reseña.

Texto de Leonardo Ignacio González Ferreras.

ALDAPETA MARIA IKASTETXEA. DONOSTIA

Autores: Antonio Lorén y Olatz Maestre de IDOM. José Erizmendi como colaborador.

Ubicación: Aldapeta Galtzada Kalea. Donostia-San Sebastián.

Lo mejor: La implantación del conjunto edificado en la parcela.

Deja un comentario