My Twitter Feed

December 5, 2022

NOTICIAS FLASH:

Arima Soul. Alma afro y euskaldun. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Lukiek. Abriendo camino. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Doctor Deseo. La fiesta de los “maquetos”. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Señor No. Tres décadas derrochando coherencia y actitud. -

miércoles, noviembre 30, 2022

¡García! ¿Qué es ser patriota? -

martes, noviembre 29, 2022

Antro. El subsuelo está lleno de plataformas musicales. -

martes, noviembre 29, 2022

Carlos Vermut. Mi novio es un monstruo. -

martes, noviembre 29, 2022

Zinebi Express. Bilbao en el quirófano. -

martes, noviembre 29, 2022

Yune Nogueiras. La sociedad segun Delibes. -

martes, noviembre 29, 2022

Forever Young. Eternos canallas. -

martes, noviembre 29, 2022

Hitz Politak. Juegos de palabras y dibujos. -

martes, noviembre 29, 2022

Aritz Trueba. Intimidades. -

lunes, noviembre 28, 2022

Isaac Sánchez. Memorias piadosas. -

domingo, noviembre 27, 2022

Twinterview a Inés de León. -

domingo, noviembre 27, 2022

El poder gráfico en la música, según INGE CONDE y CAROLINA QUEIPO GUTIÉRREZ. -

domingo, noviembre 27, 2022

30 años de ‘Batman: la serie animada’, según ÁNGELA ITURRIZA -

sábado, noviembre 26, 2022

Tecnología. -

sábado, noviembre 26, 2022

Escuela Superior de Tecnologías Industriales Avanzadas (ESTIA). Poniendo proa al futuro. -

sábado, noviembre 26, 2022

Moda. De la pasarela a la calle. -

sábado, noviembre 26, 2022

Reseñas AUX 118 -

sábado, noviembre 26, 2022

Goize Blanco. Muerte al turista.

goizeblanco

La actriz vasca debuta en el cine de Álex de la Iglesia en ‘Veneciafrenia’, un peculiar filme del director bilbaíno que mezcla elementos de slasher y tragicomedia con un mensaje acerca de la turismofobia.

‘Veneciafrenia’ es la primera película del sello The Fear Collection. Dentro de que la película tiene el estilo de Álex de la Iglesia me pareció que a ratos buscaba un tono especial, ya desde los títulos de crédito. ¿Os pidió Álex algo diferente en cuanto a las interpretaciones? No, no fue demasiado específico. Nos dio unas directrices: vosotros sois cinco chavales -algunos más chavales que otros (risas)- pero no nos dio unas direcciones específicas sobre el hecho de que esto fuera un slasher.

¿Cómo recibiste la noticia de que ibas a tener uno de los papeles protagonistas de la película? Álex me lo ofreció directamente y lo recibí con mucha alegría. Yo he crecido viendo las películas de Álex de la Iglesia y estar en una película suya es algo increíble. Luego como director es una persona muy exigente -algo, por otro lado, lógico- pero también es muy divertido, cercano, generoso…

Tu personaje se destaca por hacer alguna que otra acrobacia. Ya que haces danza y eres deportista, ¿interpretaste parte de esas escenas? Había una especialista pero tenía que resultar creíble y que yo me pareciera físicamente a ella. Las cosas más difíciles sí que las hizo ella, pero el resto todo yo. Entrené mucho e hice dieta, que me costó muchísimo. Era la primera vez en mi vida que lo hacía para que se me marcasen los músculos y lo pasé un poco mal. Por la dieta, no por el deporte.

¿Cómo fue el rodaje en Venecia? ¿Fue tan intenso como las desventuras del filme? Estuvimos dos meses en Venecia. Coincidió con el segundo confinamiento, con el Covid sobrevolando. Nos hacíamos las PCR cada semana y éramos como un grupo burbuja. Además rodar en Venecia es muy difícil. Logísticamente es un jaleo, con los barcos, canales… para cambiar de set es una locura. Si le preguntas a cualquiera de los participantes en el rodaje te dirá que fue muy duro.

Una de las secuencias más memorables de la película es la de la fiesta. El público siente que se encuentra allí, ¿cómo fue vivirla en persona? Fue muy divertido. Era un poco lío entre la gente, el cámara, el foco… Fue muy cansado porque llevábamos esos trajes de carnaval que son un poco incómodos. Yo personalmente me comí un bocadillo de Nocilla y tengo alergia a la lactosa así que tuve que tomarme como siete cafés para estar en el mood de la fiesta. Pero, por lo demás, fue uno de los días más tranquilos. Para que veas.

¿Hicisteis mucha piña con tus compañeros de juergas y desventuras en el filme? Sí, la verdad es que con Nico Romero por ejemplo no coincidí ningún día porque no tenemos ninguna escena juntos, pero aparte del rodaje luego nos veíamos todos después y la verdad es que son todos compañeros muy majos, maravillosos. Nos apoyamos mucho entre todos porque como te decía fue un rodaje muy duro.

goizeb

“No he tenido ninguna experiencia que se asemeje a este rodaje. Ha sido muy bestia. Llegué a Madrid y tardé como mes y medio en aterrizar”.

Eduard Fernández ya nos contó que Álex exige mucho. Sí, te exprime todo lo que puede. Pero al final las carreras tan largas, tan prolíficas y tan buenas, solo se llega así a través de la excelencia. Él exige mucho porque él también da mucho. Es una película muy dinámica. Hay que ser muy efectivo porque tienes una, dos tomas….como mucho tres. Debo decir que aprendes un montón.

¿Has tenido alguna vez unas vacaciones que pudieran recordar a las de la película, bien por la diversión inicial, bien por lo accidentado? Este rodaje lo ha superado todo (risas). Yo creo que no he tenido ninguna otra experiencia que se le asemeje. Ha sido muy bestia. Llegué a Madrid y tardé como mes y medio en aterrizar.

Has trabajado en varios cortometrajes, en alguna ocasión escribiendo y dirigiendo, ¿te gustaría dedicarte a esas labores en el futuro? Me gusta escribir pero no me considero guionista porque les tengo mucho respeto. Simplemente es algo que me agrada e intento hacerlo cuando tengo tiempo y ganas.

¿Crees que deberían valorarse más los cortometrajes? Sí, porque al final son películas, pero más cortas. Y es igual de difícil contar una historia en ese tiempo que en un largo, a veces incluso más. Nunca entendí que se menosprecie de esa forma a los cortos. Es como cuando se considera la comedia como un género menor… o al cine de género. Parece que todo lo que no sea un drama o algo muy grandilocuente es menos. Me parecen una falta de respeto decisiones como la de que no se retransmitan los premios al Mejor Cortometraje en la gala de los Oscar.

También has trabajado como cómica de stand up con el grupo Riot Comedy Fem. He hecho stand up y me gusta muchísimo pero lo he dejado un poco en barbecho porque desgraciadamente a veces pasa que te conocen más como cómica y entonces te descartan como actriz. Por si acaso, he dejado mi lado de cómica algo aparcado, pero no totalmente excluido.

¿Cómo ves el mundo del stand up con respecto a las mujeres cómicas? ¿Existe una discriminación o es algo que sólo se da en lugares concretos? Está cambiando mucho el formato. Ahora se hace mucho podcast, mucho vídeo…con esto de internet se ha mezclado todo un poco. Pero sí se ha dado un cambio. Por ejemplo Virginia Riezu o Paula Púa están programadas en bastantes sitios. Es un cambio que igual se nota más en Madrid o Barcelona que cuando vas a actuar a algún pueblo recóndito. También me gustaría que contratasen a mujeres para que hicieran comedia de todo tipo. A veces parece que por ser mujer y cómica tienes que hacer de tu material algo reivindicativo. Yo no solía tratar temas feministas porque considero que ya es feminista en sí que esté actuando en un campo que tradicionalmente ha sido bastante masculino. No tengo por qué estar lanzando mensajes ni siendo un altavoz. Exigir que si hay una mujer tenga que cumplir necesariamente esa función me parece un error.

Por otro lado ganaste la Biznaga de Plata con un papel dramático en el corto ‘Polvo somos’. Es el trabajo del que más orgullosa estoy. Estibaliz Urresola, la directora, es magnífica. Tiene las cosas clarísimas y dirige muy bien. Creo que va a llegar donde ella quiera. Es el primer trabajo en el que me veo y digo “Joder, qué buena actriz” (Risas). Está fatal decirlo, pero es así. También estuve muy contenta con mis compañeras de reparto como Jone Laspiur. Texto de Roberto González.

Deja un comentario