My Twitter Feed

October 24, 2021

NOTICIAS FLASH:

Titane. Una aleación con impacto. -

domingo, octubre 3, 2021

Paco Plaza. Historias para no pegar ojo. -

domingo, octubre 3, 2021

Todd Haynes. All Tomorrow’s Parties. -

domingo, octubre 3, 2021

Ilustración para títulos de crédito, según LAURA PÉREZ. -

domingo, octubre 3, 2021

Conociendo a… RAISA ÁLAVA. -

viernes, octubre 1, 2021

Twinterview a Ricardo Moya (El Sentido de la Birra) -

viernes, octubre 1, 2021

El sustituto. Nazis en Levante. -

viernes, octubre 1, 2021

Ana Tijoux. Antipatriarca y alegría. -

jueves, septiembre 30, 2021

Delaporte. Luchando contra los patrones sociales impuestos. -

jueves, septiembre 30, 2021

Gugebato. La música del futuro. -

jueves, septiembre 30, 2021

Rufus T. Firefly. Soul y diamantes. -

jueves, septiembre 30, 2021

Los Estanques. Inclasificables. -

jueves, septiembre 30, 2021

Bob Pop. La diversión crítica. -

jueves, septiembre 30, 2021

Belén Cuesta. Teatro a fuego lento. -

jueves, septiembre 30, 2021

Ícaro. Una relectura del mito. -

jueves, septiembre 30, 2021

Itadaki Smash. Desde San Daigo a Bilbao a tortazo limpio. -

jueves, septiembre 30, 2021

Torre Bizkaia. Reflejos en el aire. -

jueves, septiembre 30, 2021

Tecnología. Samsung Galaxy Z Flip 3: y además se dobla por la mitad. -

jueves, septiembre 30, 2021

Moda. Cambio de estación. -

jueves, septiembre 30, 2021

Yerma. Un Lorca bilbaíno y actual. -

miércoles, agosto 4, 2021

Swingtronics. Clásicos y modernos.

Swingtronics

Joseba, Iñigo, Ibon, Germán y Eider forman Swingronics, un grupo de “electroswing”, que combina covers de standards de jazz con temas de otros géneros adaptadas a su particular estilo, así como algún tema original. Son una de las bandas vascas que actuarán en el Donostiako Jazzaldia.

¿Dónde y cuándo nació Swingtronics? IBON: Swingtonics surgió en Bizkaia allá por septiembre de 2018. Germán (pianista) y yo (batería) llevamos desde la adolescencia tocando juntos en diferentes proyectos y estilos. Desde nuestros primeros conciertos con 15 años tocando en fiestas de instituto, pasando por la Big Band ‘Jazzte Borrazzte Band’ de 1998 a 2002 y coincidiendo en diferentes proyectos a lo largo de nuestra vida. A Joseba (trompeta) le conocía porque es un “guindilla”, que lo mismo te lo encuentras en la Big Band de Leioa que realizando algún trabajo de dirección.

EIDER: Coincidí con Ibon en la Universidad y nos contábamos nuestras aventuras musicales. Él con sus grupos y yo con el coro de la UPV. El destino quiso que nuestros caminos se cruzasen de nuevo en el grupo de dixie ‘Marmara Dixieland Band’.

Os especializáis en covers de música popular a las que dais este toque de swing y electrónica. Dentro de eso hay un espectro muy variado, desde ‘Hit the Road, Jack’ a ‘Mujer contra mujer’ pasando por ‘Sweet Child Of Mine’. ¿Hay algún género que no se adapte al estilo Swingtronics? Podríamos decir que hemos dado con una fórmula que gusta. No queremos decir que la hayamos inventado nosotros pero sí es verdad que la elección del repertorio está muy cuidada. Para nosotros son otro tipo de “standards” que aunque no sean obras de jazz tradicional plasmadas en el Real Book, son todo composiciones las cuales es difícil que el público no reconozca. Más que una cuestión del género de la versión original, se trata de si es o no una canción que se haya convertido en un clásico de la historia. Nuestro estilo es el electroswing. Las bases electrónicas son un pilar fundamental de nuestro repertorio y eso se nota de principio a fin de la actuación.

“Nuestro estilo es el electroswing. Las bases electrónicas son un pilar fundamental de nuestro repertorio y eso se nota de principio a fin de la actuación”.

¿Hay algún género que no se adapte? Pues digamos que… todos esos nuevos géneros que actualmente copan la música comercial no nos atraen como para versionarlos (risas)

Tenéis estas covers, standards de jazz, ¿cómo andáis de temas originales? Tenemos algún que otro tema propio cantado en euskera. Precisamente justo antes de la pandemia estábamos trabajando en ello para componer y grabar varios temas propios, pero pasó “todo esto” y llevamos más de un año sin juntarnos en el local de ensayo. No nos parecía coherente ni prudente hacerlo. Indudablemente es algo que queremos hacer y esperamos poder ponernos manos a la obra lo antes posible.

¿Cómo surgió vuestro interés por este género y la idea de darle esta interpretación entre clásica y moderna? Como ya hemos comentado, todos habíamos tenido relación con el jazz, el swing, el dixie… por lo que algo de base ya teníamos. Por otra parte, también habíamos preparado repertorios de clásicos de pop para amenizaciones. Empezamos a ver que el electroswing comenzaba a “pegar” por Europa. Preparamos las primeras bases electrónicas y al juntar todo en el local nos quedamos sorprendidos con el resultado. Explicarlo por escrito es complicado, por lo que lo mejor es que quienes estén leyendo esto y tengan curiosidad, vengan a vernos al Jazzaldi, ya que será una gran oportunidad.

¿Llegáis a público de todas las edades? Esa fue otra de nuestras sorpresas al llevar el repertorio a los escenarios. Un día estás en el atrio de un museo, otro día en una fiesta privada con gente de todas las edades y otro día te contrata un ayuntamiento en horario infantil y te encuentras a los txikis bailando frente al escenario. Definitivamente llegamos a todas las edades.

¿Qué podemos esperar de un show de Swingtronics? Emoción, energía y pasión. Más de una persona se sorprenderá al descubrirse sonriendo mientras disfruta de nuestra actuación. Nos lo han dicho en varias ocasiones. Hacemos lo que más nos gusta y eso se nota. Sabemos que es complicado ver una de nuestras actuaciones permaneciendo “atado” a una silla, pero actualmente es lo que toca. Todavía hay personas que no conocen el electroswing y se sorprenden al hacerlo. Se nos acercan después de las actuación diciendo cosas como “qué buen rollo”, “buah, ¡qué pasada!”, “no he podido parar de bailar”. Para nosotros es la mejor recompensa al bajar del escenario.

¿Qué tal ha ido la demanda de actuaciones en estos tiempos de pandemia? Antes del 14 de marzo teníamos una agenda trepidante a la vista. Por desgracia se cancelaron la práctica totalidad de las reservas. El ayuntamiento de Arrasate sí se animó a hacer una actuación en el Antzoki con todas las medidas de seguridad. Ahí fue cuando descubrimos que un concierto con el público sentado también podía funcionar. ¡Pidieron numerosos bises! Eskerrik asko Arrasate!

Acompañasteis el desfile de moda organizado por la asociación de comerciantes del Casco Viejo de Bilbao en la plaza del Teatro Arriaga, ¿algún otro evento que recordéis en especial? Hay numerosas actuaciones de las que guardamos buenos recuerdos. Es cierto que no somos un grupo mediático pero sí hacemos muchas actuaciones en eventos privados de todo tipo. Como conciertos memorables, cualquiera de los ofrecidos en el atrio del Museo Guggenheim, que es un lugar espectacular. También fue algo memorable el concierto que dimos en Vitoria en las Final Four de la Euroliga de baloncesto, otro en la Terminal de Cruceros del Puerto Deportivo de Getxo con un escenario junto a una gran cristalera con la bahía del Abra como telón de fondo…Texto de Roberto González.

CARTEL-56-JAZZALDIA-A4

Deja un comentario