My Twitter Feed

June 19, 2021

Todas las lunas (Ilargi Guztiak). Infancia inmortal.

IlargiGuztiak

Igor Legarreta inauguró la vigésimo séptima edición del FANT con ‘Ilargi Guztiak. Todas las lunas’, una fábula para adultos enmarcada en la Navarra de finales del siglo XIX y protagonizada por una niña vampiro en la que destacan sus conceptos, su fotografía, la banda sonora de Pascal Gaigné y la labor del reparto.

La película descansa en gran parte sobre los hombros de Haizea Carneros, la niña protagonista, que realiza un trabajo excepcional, ¿cómo la encontraste? Era el gran reto de la película. Yo sabía que nos jugábamos una parte importante del filme en esta elección, porque es un viaje muy inmersivo en el que siempre vas pegado a ella. Hicimos un casting en toda Euskal Herria porque tenía que ser una niña euskaldun. Encontramos a Haizea y enseguida nos dimos cuenta de que era nuestra candidata. Yo hice dos pruebas con ella y me quedó claro que tenía que ser la niña. Montamos un equipo de coach para poder trabajar con ella para que entendiera bien el personaje y conociera también la disciplina del rodaje. 

También has contado con actores solventes de nuestro cine en el reparto como Itziar Ituño o Josean Bengoetxea, ¿se apuntaron a la primera? Sí, ellos se apuntaron a la primera. Hubo algún nombre que se barajó antes. Con Josean fuimos directamente a por él, pero con Itziar hicimos casting porque yo quería probar con varias mujeres para ver cómo actuaban junto a Haizea.

¿A Zorion Eguileor le escogisteis por su papel en ‘El Hoyo’? Sí, efectivamente. Fui al cine a ver ‘El Hoyo’ cuando estaba a vueltas con el casting y me encantó. Pensé que nos podía interpretar a un Don Sebastián, un cura potente.

En algunos aspectos la película sigue los tropos habituales del género vampírico pero en otras ocasiones innova, ¿buscaste un equilibrio en este tipo de decisiones?  No hubo un plan preestablecido. Ni Jon Sagalá ni yo teníamos unas normas previas. La película fue encontrando su camino. Es la historia de una niña que se ve abocada a la condición de inmortal, que necesita la sangre para vivir pero ella no quiere estar ahí. Es un personaje que contiene más humanidad que muchos de los humanos de la película. A partir de esta visión de que no era un monstruo nos desprendimos de muchos tópicos del género.

Una de las secuencias definitorias del filme es la de la protagonista en la cueva, aprendiendo poco a poco a vivir en la luz. Sí, una de las partes que me parecieron más chulas de la peli era mostrar todo el proceso de la soledad. La idea de una niña vampiro asilvestrada, salvaje, esa mezcla entre el pequeño salvaje y el género de los vampiros me parecía muy atractiva. Me parecía que presentaba elementos que no se habían visto en otras películas, entendiendo esto como un valor. Me gustaba ver a la niña compartiendo habitáculo con un hurón, luchando por una madriguera para evitar ser quemada por el sol. Me gusta la decisión de tratar de revertir el proceso desde la desesperación o la necesidad de cambio. El hecho de que ella viva en una especie de limbo en el que quizá la luz del sol sea nociva para ella pero no destructiva y que tal vez pudiera adaptarse a ello. Es un salto de fe en la historia, jugar a subvertir ciertas normas del vampirismo pero me parece muy atractivo.

Ya en tu corto ‘El gran Zambini’ se percibe que te gusta narrar con los silencios y con las imágenes. Sí. Obviamente me gusta el cine contado con imágenes y con sonidos. También me gustan las películas dialogadas. Pero me parece que en el cine clásico, no solo en el mudo, había otra sabiduría a la hora de contar las cosas. Hoy en día te encuentras con algunas películas en las que no es ya que se hable mucho, es que se verbaliza todo. Está bien que te puedas dejar llevar por la sugestión de las imágenes.

ilargiG

“Me gusta intoxicar los géneros. ‘Cuando dejes de quererme’ era un thriller pero también tenía comedia y romance. ‘Ilargi Guztiak’ tampoco pertenece a un solo género”.

¿En qué género enmarcarías ‘Ilargi Guztiak’? Porque es una película más fantástica, casi poética, que de terror…No es una película de terror al uso. He buscado darle ese halo poético, a ratos onírico. Es un cuento muy romántico. Es un universo que mezcla realidad e irrealidad. Me gusta estar en esa zona en la que tienes un pie en algo tan mundano como un baserritarra y su conflicto terrenal de pérdida de su familia y a la vez tener en el huerto atrapado por un cepo a un personaje que no puede morir.

También aparece la religión, un elemento habitual en el género. La religión, en especial la católica, es vivero para el género. Su propia puesta en escena, su liturgia, su Cristo crucificado, el castigo, el pecado, el infierno…es terrorífico de por sí. En esta película en lo que más me interesaba ahondar es en su gran premio, en lo que nos han vendido como su gran objetivo, la posibilidad de alcanzar la vida eterna y no morir, trascender la muerte. Me parece algo que en el fondo obedece a un deseo muy primario de la humanidad. El hombre tiene miedo a desaparecer y añora con no hacerlo. Lo que hace la religión es articular este deseo, darle forma y vendernos un relato en torno a ello. Sin embargo creo que lo que surge de ahí es que dejamos de prestar atención al mundo real, a lo que vivimos cada día, a cambio de algo que, en mi opinión, sí que es fantasía pura.

Tu ópera prima, ‘Cuando dejes de quererme’ era un thriller, aunque por lo general sueles moverte en el cine fantástico. Me gustan todo tipo de géneros: el musical, el cine, el drama, el terror…Mis dos primeros cortos, ‘El trabajo’ y ‘El gran Zambini’ coquetean con el género. Este último puede definirse como realismo mágico, ‘El trabajo’ es más puramente terror. Lo que me gusta es intoxicar los géneros. ‘Cuando dejes de quererme’ es un thriller pero también tiene comedia y algo de amor romántico. ‘Ilargi Guztiak’ tampoco pertenece a un solo género.

‘El gran Zambini’, tu corto con Emilio Gavira (‘El milagro de P. Tinto’, ‘Matar a Dios’) te ha dado muchas alegrías. Participó en alrededor de doscientos festivales a nivel internacional y cosechó unos setenta premios. Rodé parte de ‘Cuando dejes de quererme’ en Argentina y me encontraba con gente que me decía que había visto ‘El gran Zambini’ y que daba clases poniendo el corto como ejemplo.

¿Qué supuso para ti que ‘Ilargi Guztiak’ se proyectara en la inauguración de FANT? Un honor. Yo soy muy agradecido. Hago las películas para que se vean, los festivales son celebraciones del cine. Que te inviten a inaugurar un certamen como el FANT, en Bilbao, es muy gozoso. Ya estuve hace un montón de tiempo con ‘El trabajo’. Texto de Roberto González. Fotografía de Nico de Assas.

ilargiguztiakposter

‘Ilargi Guztiak’, de Igor Legarreta, se estrenó el 14 de mayo.

Deja un comentario