My Twitter Feed

December 9, 2022

NOTICIAS FLASH:

Arima Soul. Alma afro y euskaldun. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Lukiek. Abriendo camino. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Doctor Deseo. La fiesta de los “maquetos”. -

miércoles, noviembre 30, 2022

Señor No. Tres décadas derrochando coherencia y actitud. -

miércoles, noviembre 30, 2022

¡García! ¿Qué es ser patriota? -

martes, noviembre 29, 2022

Antro. El subsuelo está lleno de plataformas musicales. -

martes, noviembre 29, 2022

Carlos Vermut. Mi novio es un monstruo. -

martes, noviembre 29, 2022

Zinebi Express. Bilbao en el quirófano. -

martes, noviembre 29, 2022

Yune Nogueiras. La sociedad segun Delibes. -

martes, noviembre 29, 2022

Forever Young. Eternos canallas. -

martes, noviembre 29, 2022

Hitz Politak. Juegos de palabras y dibujos. -

martes, noviembre 29, 2022

Aritz Trueba. Intimidades. -

lunes, noviembre 28, 2022

Isaac Sánchez. Memorias piadosas. -

domingo, noviembre 27, 2022

Twinterview a Inés de León. -

domingo, noviembre 27, 2022

El poder gráfico en la música, según INGE CONDE y CAROLINA QUEIPO GUTIÉRREZ. -

domingo, noviembre 27, 2022

30 años de ‘Batman: la serie animada’, según ÁNGELA ITURRIZA -

sábado, noviembre 26, 2022

Tecnología. -

sábado, noviembre 26, 2022

Escuela Superior de Tecnologías Industriales Avanzadas (ESTIA). Poniendo proa al futuro. -

sábado, noviembre 26, 2022

Moda. De la pasarela a la calle. -

sábado, noviembre 26, 2022

Reseñas AUX 118 -

sábado, noviembre 26, 2022

Laboratorio de ultra-alta tensión Arteche

Laboratorio de ultra-alta tensión Arteche

Abracadabra… y desapareció

Se acaba de inaugurar una construcción que ha ido emergiendo discretamente en las cercanías de la autovía que va de Derio
a Mungia. Es el nuevo laboratorio de ultra-alta tensión de la empresa de elementos eléctricos Grupo Arteche. Es una celebra- ción de la calidad que una empresa autóctona haya conseguido implantarse a nivel mundial y esté abriendo nuevos mercados en Asia. Y es eso lo que le ha requerido la construcción de este laboratorio único en España, poniendo este pueblito vizcaíno en el mapa de la industria eléctrica. El edificio ha sido diseñado por la también autóctona Idom-ACXT, aunando lo mejor de su plantilla multidisciplinar. El resultado es un ejemplo de lo bien que pueden cooperar la ingeniería y la arquitectura, multiplican- do sus logros.

La complejidad de las características técnicas de esta construc- ción era elevada: por un lado por los requerimientos técnicos para la obtención de impulsos eléctricos de 4800KV, pero a su vez por la dificultad de levantar una estructura hueca de 27 m. de altura, en la que el envoltorio no dispone de un corazón macizo. Los empujes del viento son muy severos y, además, tres de las cuatro caras del prisma están perforadas por unas grandes puertas para la entrada de los alternadores, dificultando la estructura.

Pero lo que más atrae no es su reto industrial, sino su exquisita piel de mago. El diseño de la epidermis de la caja es de un acierto enmudecedor. En un entorno con vegetación, las chapas plega- das de acero inoxidable generan unos reflejos irregulares que literalmente hacen desaparecer la construcción. Tengo en mente dos edificios magníficos: la fábrica APLIX, en Nantes, diseñada por Dominique Perrault en 1997 y que desaparecía por completo gracias a un revestimiento similar. Pero el magnífico reto es el conseguido por Ieoh Ming Pei, que nos oculta un rascacielos de 240 m. de altura, la John Hancock Tower de Boston, diseñada en 1976 (un edificio de vidrio ultra-reflectante que logra hacer desaparecer la percepción de material por la reflexión).

El edificio de Mungia de Idom-ACXT consigue, como el rascacielos John Hancock, transmitir la presencia de un espíritu intenso tras ese espejismo brumoso, aportando a la edificación el aura del secreto de un cofre
valioso. Al igual que el reto
valiente que supuso para I. M.
Pei implantar un rascacielos
en el casco antiguo de una
ciudad antigua, en Mungia
consiguen que un edificio
que estaba destinado a ser un
enésimo cajón industrial que
destroza nuestro paisaje, pase
a ser una discreta joya que
gana en calidad y esconde
uno de los laboratorios
industriales pioneros del
estado. Un acierto se mire por
donde se mire.

LABORATORIO ULTRA-ALTA TENSIÓN ARTECHE, DATOS.
Ubicación: Derio Bidea, 28. Mungia (Bizkaia).
Año: 2012.
Autores: AIdom-ACXT; arquitecto, Javier Aja Cantalejo.
Lo mejor: Su sorprendente capacidad camaleónica.
Lo peor: Que sus vecinos de polígono no imiten su diseño.
Un detalle: El pliegue irregular de la fachada de acero. ¡Exquisito!

Deja un comentario