My Twitter Feed

October 24, 2019

NOTICIAS FLASH:

Gin MG RINDE HOMENAJE A EUSKADI. -

lunes, octubre 14, 2019

Alice Waddington. Jaulas de oro. -

martes, octubre 1, 2019

El Universo Marvel, según DANI LAGI. -

lunes, septiembre 30, 2019

Twinterview a Paula Púa. -

lunes, septiembre 30, 2019

El regreso de los facsímiles, según PROEZAS FANZINE. -

lunes, septiembre 30, 2019

Frozen 2. Más allá de Arendelle. -

lunes, septiembre 30, 2019

Zombieland: Mata y remata. ¡De vuelta al Apocalipsis! -

lunes, septiembre 30, 2019

Leticia Dolera. El mundo del revés. -

lunes, septiembre 30, 2019

La canción humorística, según IBON BELANDIA -

lunes, septiembre 30, 2019

Kim Lenz. Tras las huellas de las pioneras. -

lunes, septiembre 30, 2019

Cala Vento. Dos son multitud. -

lunes, septiembre 30, 2019

Nikki Hill. Música de raíces…felinas. -

lunes, septiembre 30, 2019

El Reno Renardo. Hicieron la grulla de Karate Kid. -

lunes, septiembre 30, 2019

Deje su mensaje después de la señal. Como la vida misma. -

lunes, septiembre 30, 2019

El sentido del humor: Dos tontos y yo. La risa siempre está ahí. -

lunes, septiembre 30, 2019

Horror. Nuestros miedos más profundos. -

lunes, septiembre 30, 2019

De Delacroix a Beckmann. Impresionismo alemán. -

lunes, septiembre 30, 2019

Fotopop Weekend. La fiesta de la fotografía en Barakaldo. -

lunes, septiembre 30, 2019

Tecnología. -

lunes, septiembre 30, 2019

Moda. Para él/Para ella. -

lunes, septiembre 30, 2019

Jonás Trueba. El verano como oportunidad.

La virgen de agosto__©losilusosfilms_prensa_01

El realizador de ‘Los ilusos’ presenta ‘La virgen de agosto’, una película sugerente y contemplativa en torno a una mujer, Eva (fascinante Itsaso Arana), que decide ejercer de turista en su propia ciudad, Madrid, y aprovechar el verano para descubrirse a sí misma.

El guion de la película tiene una estructura poco convencional. ¿Estaba cerrado desde el principio o abierto a la improvisación? Lo único que estaba realmente claro desde el principio era que plantearíamos la película en esta especie de estructura diaria en quince días durante la primera quincena de agosto. En base a esa estructura íbamos hablándolo entre todos, con la colaboración de los técnicos y los actores. Durante el rodaje estábamos dudando de mil cosas y de mil detalles. La película tenía una estructura muy definida e incluso esclava pero lo que pasaba dentro de cada día estaba muy abierto, era todo un mundo de posibilidades. Ha sido un proceso más libre que el de cualquier otra película que haya hecho.

Además de ser la protagonista Itsaso Arana ha colaborado en el guion. ¿Ha aportado algo de ella a la psicología del personaje o tú también tuviste que ponerte en su lugar? Las dos cosas. De una manera muy natural yo siempre trato de acercar la película a los actores más que de imponerles un personaje. Yo tenía ganas de trabajar de nuevo con Itsaso que es una actriz muy genuina y quería hacer una película muy en torno a ella, a su manera de pensar y de ser. Sale mucho de ella en la película, por supuesto, pero también hay mucho de mí. De todas mis películas es uno de los personajes con los que más me puedo identificar, en esa deriva existencial y en muchas cosas que le pasan. Sí que es verdad que al tratarse de una mujer había un espacio al que yo no podía llegar e Itsaso para eso es clave porque sabes que va a defender esas cosas de sí misma. Muchas mujeres del equipo se implicaron mucho en esos detalles concretos que en esta película podían ser relevantes y que a mí me tenían más en vilo.

También eres fiel a Vito Sanz, ¿qué te aporta ese actor? Vito es un gran actor. He trabajado con él varias veces. Mis actores suelen ser amigos y siempre tratas de devolverles en la película algo de los que ellos te dan en la vida. Con Vito llegué al pacto de que íbamos a mostrar un lado de él menos evidente, quizá menos cómico, pero al que sabíamos que podía llegar y que él quería mostrar.

¿Cómo realizasteis el tratamiento del sonido? Porque parece muy costumbrista pero evidentemente unas cosas se escuchan más que otras y también hay muchos silencios. Todo lo que es el diseño y la construcción del sonido en la película es fundamental para mí. La cinta se entiende por todos esos contrastes sonoros entre silencios, ruidos, músicas, cierta sensorialidad que va desde lo más introspectivo hasta lo más jaleoso y popular. Con Amanda Villavieja y Eduardo Castro hemos trabajado mucho el sonido de la película para que tuviera por un lado ese elemento real con las conversaciones y las músicas diegéticas y al mismo tiempo construyendo una línea como más mágica y vaciada de sonido. A medida que la película avanza el sonido se va haciendo más concreto, más esencial.

La virgen de agosto__©losilusosfilms_prensa_04C

 

«Agosto no es sólo el mes para irse a la playa de vacaciones sino que también es el momento en el que nos vemos casi obligados a reflexionar, a parar un momentito, a replantearnos las cosas. Es un mes de mucha riqueza para relacionarse con amigos, para leer, para revisar alguna película».

Reflejas las no vacaciones de los que se quedan, ¿te parece que hay algo poético en esto? Para mí era evidente que esos días de agosto son una oportunidad para profundizar. Agosto no es sólo el mes para irse a la playa de vacaciones sino que también es el momento en el que nos vemos casi obligados a reflexionar, a parar un momentito, a replantearnos las cosas. Es el mes que está en la mitad del año, cuando paras y te puedes pensar las cosas. En ese sentido me parece un mes muy cinematográfico. Es un mes de mucha riqueza para relacionarse con amigos, para leer, para revisar alguna película.

Entonces, aunque no se trate de un blockbuster veraniego, ¿crees que es ideal para estrenarla en agosto? Sí. Hemos apostado por estrenar el 15 de agosto que es una fecha complicada pero que creemos que responde bien a la filosofía que transmite la película de vivir el verano como una oportunidad. El acto de ir al cine es, en sí mismo, un acto de generosidad y de reflexión. Espero que la gente que entre a ver esta película salga un poco inspirada.

Reflejas varias zonas de Madrid. ¿Alguna vez has estado en esta situación, de redescubrir la ciudad en verano? Tiene algo de eso. De aplicar una mirada turista sobre tu propia ciudad. Y yo tengo la teoría de que Madrid particularmente se transforma en el mes de agosto. Siempre decimos que Madrid es un poco pueblo y eso es algo que se entiende mejor en agosto. Son días y noches en los que de repente te encuentras con mucha gente a la que no ves durante el resto del año ya que suelen concentrarse en torno a los mismos barrios. La película trata de mostrar ese Madrid esencial. No es una ciudad que se pueda entender bien desde un autobús turístico y se siente mejor cuando te dejas llevar. Madrid vale por la gente, por las calles, por los bares, por esa cualidad caótica e inesperada.

Contáis con una aparición de Soleá Morente. Muchas de sus canciones hablan de esa búsqueda personal, de encontrar su propia manera y su camino. La cinta va un poco de eso. Es una película sobre la identidad y sobre cómo se llega a ser uno mismo. Fue muy bonito cuando descubrimos que además habían programado a esta artista en las verbenas del verano en que estábamos rodando por lo cual se integró de una forma muy natural en la película.

La película ha ganado el Premio Fipresci y una mención especial del jurado en el festival checo Karlovy Vary. Estamos muy contentos. Se nos acercaban muchos periodistas extranjeros y gente del público. Eso ha sido una pequeña sorpresa. Curiosamente el filme se entendió muy bien y se recibió con mucho cariño. El festival nos ha abierto una puerta hacia afuera que hace que la película pueda viajar y encontrar público de otros países. Texto de Roberto González. Fotografías de Los ilusos.

Deja un comentario