My Twitter Feed

June 25, 2019

Toy Story 4. Amor entre juguetes.

toys

El productor Jonas Rivera mostró algunos clips de la cinta durante un avance exclusivo en Madrid. La mayor presencia de los personajes femeninos y un tenedor-juguete con tendencias suicidas se encuentran entre los principales alicientes de una historia sobre el miedo al cambio.

“Hay una secuela, el estudio quiere más, hasta que ‘Toy Story 4’ empiecen a rodar…”, cantaban los Teleñecos en uno de los números musicales de la infravalorada ‘El tour de los Muppets’ de James Bobin en 2014, varios meses antes de que Pixar confirmara que se estaba trabajando en las nuevas aventuras de Woody y Buzz Lightyear. Cuando otra propiedad de Disney incluía pullas sobre la posible sobreexplotación de la franquicia podemos tomarlo como indicador de un riesgo real. Para la mayoría de los espectadores el final ideal de la saga era el de ‘Toy Story 3′, con una secuencia que, para muchos, se encuentra entre las más emotivas de la filmografía de Pixar.

La donación de los juguetes de un Andy adulto a una nueva generación era una conclusión acertada y con fuerza simbólica, pero eso no significa que las tres películas precedentes exploraran todas las posibilidades que brindaban sus personajes principales. Sería ingenuo pensar que la cuarta entrega será totalmente novedosa pero una cosa parece clara: los protagonistas absolutos serán los juguetes. Así se desprende del avance en exclusiva que algunos medios pudimos ver en Madrid el pasado 13 de marzo y de las declaraciones de Jonas Rivera, el productor de la cinta.

El aspect ratio y la posición de la cámara se han modificado para que el público observe el mundo ‘a vista de juguete’. Todo el arco de la historia se construye a partir de la idea del cambio. “Si lo piensas bien el final de la primera película podría haber sido el definitivo y así con el de la segunda o la tercera…Pero ese era el final de la historia de Andy, no de la de Woody. Al crear el guion de esta nueva cinta nos imaginamos que nos encontrábamos con Woody años después de ‘Toy Story 3’ y le preguntábamos cuál había sido el suceso más importante de su vida desde entonces. Pensamos que su respuesta sería: mi segundo encuentro con Bo Peep”. En efecto, la pastorcilla de porcelana a la que algunos echamos de menos en el tercer filme está de vuelta en esta película, aunque un tanto cambiada. Ahora luce pantalones, capa y no duda en utilizar su cayado a modo de arma, lo que le da un cierto parecido a la Rey de ‘Star Wars’.

«Al crear el guion de ‘Toy Story 4’ nos imaginamos que nos encontrábamos con Woody años después de ‘Toy Story 3’ y le preguntábamos cuál había sido el suceso más importante de su vida desde entonces. Pensamos que su respuesta sería: mi segundo encuentro con Bo Peep”.

“Varias de nuestras animadoras, diseñadoras de personajes y artistas del departamento de historia se juntaron y formaron un grupo que llamaron ‘Equipo Bo’, que se encargó de escribir y animar al personaje. Cuando se ponían a trabajar echaban a todos los chicos de la habitación, incluyéndome a mí”, confesó Rivera.“ Ahora ella es un juguete perdido por lo que ha creado una serie de inventos para sobrevivir en el mundo exterior. Es el personaje más inteligente de la película”. Le preguntamos si eso podría dar lugar a una protagonista demasiado perfecta. “No queríamos que supiera siempre qué decir, que soltara sermones o que fuera un estereotipo. Tampoco queríamos que debilitara a Woody, que él pareciera tonto o menos importante a su lado. Buscábamos que la dinámica entre ambos se sintiera real y a veces incluso quitábamos diálogos. La fuerza de su mirada o el lenguaje no verbal en ocasiones decían más de lo que pudiera expresar con palabras”. Su regreso supone un conflicto en la vida del vaquero. “Nos encanta Woody pero vive en un estado de negación. Él cree que siempre puede mantener a la pandilla unida y no está acostumbrado a los cambios”.

Bo no es el único personaje femenino de peso. Dolly, una de las muñecas de Bonnie, rivaliza en liderazgo con Woody en una de las primeras secuencias de la cinta. “Pensamos que Bonnie jugaría de forma diferente a Andy. Nos divertía la idea de que Woody ya no fuera el favorito”. Entre los personajes nuevos encontramos figuras tan variopintas como la oficial Giggle McDimples, una policía diminuta al estilo de Polly Pocket que hace de Pepito Grillo para Bo Peep, o Gabby Gabby, una antigua muñeca de aspecto tenebroso y personalidad tomada de la Norma Desmond de ‘El crepúsculo de los dioses’ que cuenta con la voz de Christina Hendricks en versión original. Ella habita en uno de los escenarios estrella de la nueva película, una gran tienda de antigüedades que los realizadores han llenado de detalles y referencias a anteriores películas de Pixar.

Forky

Forky, un ‘juguete’ con dudas existenciales.

Entre los nuevos personajes masculinos destacan Duke Caboom, un muñeco de acción canadiense especialista en poses difíciles con la voz de Keanu Reeves, y Ducky y Bunny, unos peluches de feria con un carácter sarcástico. No es para menos: están cosidos el uno al otro de la mano y para colmo nunca consiguen un dueño ya que el juego es imposible de ganar. Pero el que roba todas las escenas es Forky, un tenedor-cuchara de plástico que cobra vida cual monstruo de Frankenstein en el momento en que Bonnie lo ‘transforma’ en juguete al darle ojos, brazos y boca. Su aspecto tosco y su carácter neurótico lo hacen entrañable e hilarante y nos recuerdan a los propios Muppets o al personaje de Cheese en la serie ‘Foster, la casa de los amigos imaginarios’.

Un reparto carismático e imaginativo que , sin embargo, corre el peligro de ser un tanto multitudinario. Rivera señala que es consciente de que “cada espectador tendrá su favorito” y que «trataron de encontrar un hueco para cada uno de ellos”. Debuta en la dirección Josh Cooley (‘La primera cita de Riley?’) y habrá dos nuevas canciones de Randy Newman, una de ellas reservada para los créditos. Y un pequeño apunte acerca del doblaje español: finalmente Óscar Barberán volverá a interpretar a Woody.

Sobre el ‘affair Lasseter’ Rivera indicó que fue duro enfrentarse a la saga sin su fundador pero que Pixar siempre se ha adaptado a los imprevistos –como la compra por parte de Disney- y que, en su sincera opinión, “está viviendo su mejor momento”. Dejando de lado que cada clip se centraba en una trama distinta la creatividad, excelencia técnica y el ritmo vertiginoso de los gags nos dejaron con ganas de ver más. A falta de ver la película completa las dudas sobre la cuarta entrega quedan casi disipadas. Hay ideas y ganas para llevar la franquicia hasta el infinito y más allá…o al menos hasta que el espectador lo demande. Veremos qué ocurre el próximo 21 de junio. Texto de Roberto González. Fotografía de Pixar.

toystory4

‘Toy Story 4’ se estrenará el 21 de junio.

Deja un comentario