My Twitter Feed

June 25, 2019

Lehman Trilogy. Crónica de una debacle.

Litus

Esta obra de Stefano Massini, adaptada y dirigida en español por Sergio Peris-Mencheta, describe el ascenso y caída de los tristemente afamados Lehman Brothers a través de tres generaciones. Hablamos con uno de sus actores, que también se encarga de la dirección y composición musical: Litus Ruiz .

En la obra hay 120 personajes, ¿a cuántos te toca interpretar? No los he contado porque me asustaría, pero creo que hago alrededor de dieciocho…Todos tenemos uno principal pero luego hacemos muchísimos secundarios que apoyan en algunas escenas.

La música tiene importancia pero no es propiamente un musical…Lo consideramos una obra de teatro con mucha música. Recuerdo la llamada de Sergio Peris-Mencheta hace ya dos años. Cuando vio esta obra y le fascinó. Me llamó enseguida y me dijo que tenía que verla porque quería hacerla a su manera y ponerle música. Fue muy bonito porque era un reto muy bestia ya que son casi 150 años de historia y de alguna manera la música ha de situarte en el espacio y en el tiempo. Fue como un estudio histórico/musical. Por otro lado la música tiene la intención de desengrasar toda la información que va recibiendo el espectador, que es mucha. La música ayuda a contar la historia y está muy ligada a las escenas y al texto.

Sergio Peris-Mencheta es ambicioso en las obras que dirige. Sergio me parece un genio. Es un tipo con muchísimo talento y muchísimas ideas. Esta obra le ha permitido desarrollar muchas cosas que tenía en la cabeza y como la historia era tan basta y tan interesante le ha servido para usar muchísimos recursos y poder jugar de mil maneras. La gracia de este montaje se encuentra en cómo está dirigido. El texto es maravilloso pero cómo lo ha dirigido Sergio es alucinante. El encaje de bolillos que ha hecho con la parte musical, la parte de magia, de trucos…me parece algo increíble.

Al seguir la trayectoria de esta familia a través de varios períodos históricos, ¿hay algún patrón en la historia de Lehman Brothers hasta su caída en 2008? Hay una evolución. Cada generación digamos que va empeorando un poco. La primera es un poco más naif. Son unos judíos alemanes que mandan a un hijo a Estados Unidos a progresar y este monta una tiendecita de telas en Alabama. Luego llegan sus hermanos. Al principio empatizas con ellos porque son inmigrantes que trabajan todo lo que pueden para ganarse la vida y conseguir pagar la hipoteca de la tienda. En el momento en que se hacen ricos y llega la siguiente generación todo eso se va pervirtiendo un poco. Poquito a poco van perdiendo el contacto con sus orígenes judíos y llegan a un punto de querer ganar dinero a cualquier precio, nunca mejor dicho.

ue muy bonito porque era un reto muy bestia ya que son casi 150 años de historia y de alguna manera la música ha de situarte en el espacio y en el tiempo. Fue como un estudio histórico/musical.LehmanT

«Poner música a este espectáculo era un reto muy bestia ya que son casi 150 años de historia y de alguna manera la música ha de situarte en el espacio y en el tiempo. Fue como un estudio histórico/musical».

¿Llegaste a la interpretación de manera intencionada o por casualidad? Pues por casualidad. Hace cinco años recibí una llamada maravillosa de un productor para que hiciera un musical. Me había visto en un concierto y, aunque no fuera actor, me dijo que mi manera de relacionarme con el público tenía un punto actoral, algo histriónico, así que me animó a hacer un papel. Me lancé a ello y fue una de las mejores experiencias de mi vida. Y así fui enlazando obras de teatro.

Precisamente los intérpretes de esos géneros musicales clásicos tienen la actitud y vestimenta de vendedores ambulantes. Sí, de vendedores de crecepelo. Es bonito que no hay unos actores y unos músicos sino que aquí todo el mundo hace de todo. Se crea una banda con los propios actores. Ese sentido de equipo es algo muy interesante en esa obra. Todo el mundo se ha puesto en riesgo. Muchos actores de la obra han tenido que aprender a tocar instrumentos o han tenido que hacer un esfuerzo por cantar mejor de lo que cantaban y yo he tenido que esforzarme por actuar mejor de lo que actuaba. Eso hace que haya una unión muy fuerte en este elenco.

¿Cómo interactuáis con el escenario? El escenario de Curt Allen, en el que ya realizamos los ensayos, era muy importante porque es un protagonista más. Es casi como un guiñol o una barraca de feria. Todo el tiempo estamos usándolo de mil formas y de alguna manera ayuda a contar la historia y le da un carácter muy especial al montaje.

Viendo que los protagonistas sois seis actores, ¿es el de las grandes finanzas un mundo muy de hombres? Sin duda. Es un cuento sobre el capitalismo y en cierto modo también es la historia del patriarcado. Por otra parte también interpretamos a algunas mujeres en la obra pero sí, tristemente es una historia muy de hombres.

Tras la caída de Lehman Brothers, ¿hay alguna conclusión que sacar? La obra llega hasta la crisis de 2008 y de alguna manera es una pieza que está hecha con mucha personalidad desde el punto de vista artístico pero su intención es mostrar los hechos y que cada cual saque sus propias conclusiones.

¿La historia es cíclica? Puede volver a pasar lo que ocurrió. Estamos sacando la cabeza un poquito pero…quieren acabar con nosotros (Risas). Texto de Roberto González. Fotografías de Sergio Parra.

Deja un comentario