My Twitter Feed

June 25, 2019

Crystal Fighters. Folk, Electrónica y txalapartas

Crystal Fighters. Folk, Electrónica y txalapartas

Podremos rompernos las suelas de los zapatos con Crystal Fighters el próximo 10 de julio en el BBK Live de Bilbao.

Su look hippie, la mezcla de folk y electrónica, la txalaparta y conciertos que se tornan en fiestas han hecho que esta banda se convierta en uno de los grupos del momento. Pasan por el BBK Live y prometen un directo que no olvidarás fácilmente.

Crystal Fighters son viejos conocidos de AUX Magazine. Les entrevistamos cuando trajeron su primer disco, Star of love de paseo a Euskadi. Volvemos a hacerlo ahora que la banda londinense vuelve de visita, esta vez convertida en una de las propuestas imperdibles y más importantes del BBK Live 2014. Allí compartirán cartel con grupos del tamaño de The Black Keys, Phoenix o Foster the People en un entorno que parece hecho a su medida: el monte bilbaíno de Kobetamendi, que, rodeado de naturaleza, se convierte en el lugar ideal para disfrutar de ese folk electrónico con regusto hippie que ellos proponen. Sebastian Pringle, frontman de la banda y guitarra, charla con nosotros pocas horas antes de un concierto en Valencia sobre Cave Rave, el segundo álbum de Crystal Fighters, sobre su relación con Euskadi y sobre qué podemos esperar de su concierto el próximo 10 de julio. Aviso: dice que van a pasar lista, así que no puede faltar nadie.

“Todo lo que sabíamos sobre el País Vasco cuando trabajábamos en nuestro primer disco fueron cosas que investigamos desde Londres. Para Cave Rave queríamos hacerlo todo más real, necesitábamos acercarnos más”, Sebastian Pringle en AUX. Magazine

Pocos se sorprenden de la fama que Crystal Fighters se han hecho alrededor del planeta Tierra. Son una propuesta bastante diferente y complicada de categorizar, pero esto no parece ser algo que a Sebastian Pringle (voz y guitarra) le preocupe mucho: “Yo no sé cómo definirnos, pero da igual porque no es algo importante, estamos encantados con todo lo está pasando con Crystal Fighters ahora y los años pasados. Nos ha costado poder dedicarnos a esto de forma profesional y no te imaginas lo afortunados que nos sentimos.” Su segundo LP, Cave Rave, cumplió un año este pasado mayo y la acogida de crítica y público ha sido buenísima: “A cada sitio que vamos nos encontramos con una respuesta impresionante. Star of love tuvo una acogida muy buena y su gira fue increíble, así que teníamos muchísimas ganas de ver cómo iba ahora. Cada concierto es divertidísimo y, aunque no invertimos mucho tiempo leyendo críticas, las que han caído en nuestras manos han sido positivas. El primer año de Cave Rave ha sido genial”, asegura el cantante.

El disco tuvo su puesta de largo en las cuevas de Zugarramurdi y un afterparty que dio qué hablar en Donostia: “¿No fuiste? Pues qué pena porque sin ir, es imposible que entiendas lo divertido y especial que fue. Habíamos leído mucho sobre los  rituales y las fiestas salvajes que se organizaban allí y pienso que nuestro show estuvo muy a la altura. Wilhelm and The Dancing Animals y Belako nos acompañaron y fue un día que se ha grabado en la memoria de Crystal Fighters para siempre. Lo que pasó allí fue alucinante. ¿Repetirlo? Pues eso sería algo increíble. Fue salvaje”, recuerda el cantante.

“La txalaparta es muy especial. Habrá instrumentos que entran y salgan de Crystal Fighters porque nos gusta mucho investigar con los sonidos, pero la txalaparta se queda”, Sebastian Pringle en AUX. Magazine

Sebastian asegura que disfrutan tanto del tiempo de estudio como de los directos: “Ensayamos mucho porque nos preocupa hacerlo bien, pero en nuestros shows hay mucho espacio para la espontaneidad. Procuramos que cada concierto sea una fiesta y en las fiestas nunca sabes qué puede pasar, pero aún así, los ensayos son una parte importante de nuestra rutina. También es cierto que nuestras giras son largas y que no hay mejor ensayo que ese, pero tratamos de sacar tiempo cuando podemos.” Tienen bastante material adelantado, canciones que puede que pasen la criba para el siguiente álbum o no, todavía es pronto para saberlo: “Quizá toquemos algún tema nueva este verano, es una idea a la que le estamos dando vueltas”, confiesa.

Miles de cosas se han escrito sobre la relación tan especial que Crystal Fighters tiene con Euskal Herria, pero vamos a repetirla una vez más para que los despistados entiendan de qué va la cosa: el abuelo de Laure Stockley, una de las coristas de la banda, era navarro. Cuando murió, mientras ponía orden a la casa que su abuelo tenía en Navarra, Laure encontró un cuaderno que le pertenecía a él. Bien, pues resulta que lo que había escrito en ese cuaderno era una ópera a medio terminar con partes en verso y partes en prosa, lleno de elementos “sobrenaturales salvajes y bastante dementes.” Y lleno también de referencias a la tradición musical vasca, a la mitología y a su historia. El grupo, completamente ajeno a todo lo que allí ponía, empezó a investigar y quedó fascinado por la cultura vasca: “Todo lo que sabíamos del País Vasco cuando trabajábamos en Star of Love fueron cosas que investigamos desde Londres.. Pero para Cave Rave queríamos hacerlo todo de una forma más real, sentimos que necesitábamos acercarnos más y así lo hicimos”, cuenta Sebastian. Por eso, viajaron a Euskadi para darle forma a Cave Rave: “Nos fuimos a la costa, estuvimos en Sopelana y en Berango, dos de nuestros nuevos sitios preferidos del mundo. Estuvimos trabajando en Elgoibar, Larrabasterra y Plentzia también. Para las mezclas y la grabación fuimos a L.A. Creímos que sería bueno distanciarnos un poco y darle la forma que teníamos en la cabeza. Estamos contentísimos con el resultado final. Todo es proceso fue una pasada y, a día de hoy, pensamos que fue muy buena idea decidir hacerlo así.” Cuenta Sebastian que durante su tiempo en Euskadi conocieron a mucha gente especial, siguieron aprendiendo cosas de la cultura y la mitología vasca y dice que ésta “cada vez nos resulta más interesante.” La txalaparta está en Crystal Fighters para quedarse: “Ver cómo la tocaban con nuestros propios ojos fue algo que no vamos a olvidar jamás. Adoramos ese instrumento. Entiéndeme, es que no es sólo su sonido, es todo, la colaboración que existe entre aquellos que la tocan… La txalaparta es muy especial, nos inspira y nos divierte muchísimo. Habrá instrumentos que entran y salgan en Crystal Fighters porque nos gusta mucho investigar con los sonidos, pero la txalaparta no será uno de esos”, recalca.

Lo cierto es que desde aquí pensamos que Crystal Fighters debería tener algún tipo de reconocimiento oficial por parte de las autoridades, nombrarles algo así como embajadores del País Vasco. No existe entrevista en la que no hablen de cuánto les gusta y lo interesante que les parece todo por aquí, da igual que sea un periódico australiano que uno mexicano: “Eso sería genial, pero bueno, con título o sin título, lo haremos igualmente.”

Su gira está siendo una locura y ocio es una palabra que casi no recuerdan ni qué significa, pero saben apañárselas para sacar tiempo cuando quieren: “Vamos a estar por el País Vasco unos días. Iremos tiempo antes para poder disfrutar y estar con gente que tenemos muchas ganas de ver. Definitivamente haremos un parón para poder quedarnos unos días de vacaciones allí y disfrutar de aquello”, afirma.

La conexión de Crystal Fighters con el público de España llama la atención: “No te voy a mentir, no tengo ninguna queja respecto al público de ninguno de los países en los que hemos tocado, pero lo que pasa allí es realmente espectacular, así que damos gracias a quien sea, porque el sentimiento es recíproco. Volver a España es siempre un gusto y tocar en el BBK Live todavía más. Nos han dicho que el entorno es alucinante”

Pues eso, que la mezcla “natural” de folk y electrónica tan personal de los ingleses no pasa desapercibida en ningún sitio. Por suerte, no tenemos que esperar mucho: bailemos con ellos todos a ritmo de txalaparta en Kobetamendi el 10 de julio. Seguro que es divertido.

Texto de Naiara Alcobre.

Crystal Fighters vienen de Londres, pero dicen que no se identifican con los sonidos de la ciudad y por eso buscan inspiración en otros lugares. Cave Rave (Zirkulo Records) es su segundo disco. Llega después de Star of love, debut que la banda editó en 2010 y que les dio un puesto de honor en cualquier ranking de grupos del momento. Temazos como I love London o Plage ahora comparten escenario con L.A calling o At home. La banda está formada Sebastian, (líder y guitarra), Gilbert (sintetizadores, guitarras, txalaparta, percusión) y Graham (guitarra y txalaparta), pero tiran de presencia femenina siempre que tocan en directo y, por eso, en los conciertos se unen Laure, Mimi y Eleanor. Su mezcla de pop indie, rock, folk y electrónica, así como temas que parecen hechos para corear en festis al aire libre, les han hecho imprescindibles en citas tales como Rock Werchter o Glastonbury. El BBK no podía ser menos.

De porqué Crystal Fighters son tan fans del País Vasco

Como ya hemos explicado en la entrevista, Euskal Herria es un lugar muy importante para los miembros de Crystal Fighters y el grupo tiene una relación muy especial con todo lo que rodea la cultura vasca, sus paisajes y su gente. Sebastian nos dice que siempre que pueden, intentar acercarse para pasar unos días por aquí y que no conciben gira que no haga parada en Euskal Herria. Le pedimos que nos explique un poco de qué es eso que tanto les gusta de por aquí arriba.

¿Qué es lo que más os gusta hacer cada vez que visitáis Euskal Herria? Estar en sus playas, nadar, relajarnos, hablar con los vascos y comer, sobre todo comer. Beber sidra y descubrir instrumentos nuevos, como la alboka, también son otras de nuestras aficiones.

¿Cuál dirías que es vuestro lugar preferido de Euskal Herria? Es una pregunta difícil porque son muchos. Zarautz nos encanta, pero cualquier sitio de la costa podría ser nuestro lugar favorito.

¿Banda local preferida? Somos muy fans de Belako y nos encanta Delorean. Fermín Muguruza también, claro.

¿Qué os inspira más del País Vasco a la hora de componen? No es sólo una cosa, son varias. Nada más llegar al País Vasco nos sentimos inspirados y empezamos a trabajar inmediatamente. Todo allí es inspiración: sus playas, sus montes, la gente que conocimos al estar allí, los sonidos…

Habéis tocado bastantes veces por aquí, ¿pero algún concierto que recordéis especialmente? Evidentemente, el show de las cuevas de Zugarramurdi fue increíble. Otro especial también fue el concierto que dimos en el Jazzaldia 2011 en la playa de la Zurriola en Donostia.

¿Sabéis hablar algo de euskera? Muy poco (ríe), pero nos gusta mucho decir “Eskerrik asko” y “Agur”, en cada visita aprendemos un poco más.

Entrevista telefónica realizada el día 16 de mayo

Deja un comentario