My Twitter Feed

April 21, 2019

Ketama. No están locos.

Ketama

‘Nos juntamos porque queremos’, afirman exultantes los Ketama que vuelven con una gira quince años después de su separación. Una vez que Antonio superó sus problemas de salud, los Carmona han decidido regresar con una serie de actuaciones y una nueva versión del disco ‘De akí a Ketama’. Hablamos con Juan y Josemi.

¿Habíais sentido interés por juntaros durante todos estos años? JUAN: En estos quince años hemos estado cada uno haciendo nuestra música. Antonio ha estado con su carrera en solitario. Josemi ha hecho cosas de jazz con Colina, Serrano… yo he hecho cosas con Pitingo, el homenaje a la Generación del 27…todos nos hemos refrescado un poco. Pero llegó un punto, después de lo que le pasó a mi hermano, en el que pensamos: “Vamos a darle una vuelta a ver cómo está el panorama musical” y decidimos juntarnos.

Volvéis con una remasterización de ‘De akí a Ketama’, ¿qué nuevos temas y colaboraciones tiene? JUAN: Hemos hecho la remasterización del disco y dos temas nuevos ‘Loko de amor’, un tema del uruguayo Rubén Rada, y una versión de Antonio Vega, ‘Ángel caído’, y luego hemos hecho el ‘Vente pá Madrid’, veinte años después, tal como lo vemos ahora, que lo canta Jorge Drexler, y hemos hecho ‘El problema’, también como lo vemos ahora, con una colaboración de Pablo Alborán.

¿Y en qué sentido habéis cambiado? JUAN: Tú no ves las cosas hace veinte años como las ves ahora. No es ni mejor ni peor, lo ves distinto. Lo mismo pasa con la música. El ‘Vente pá Madrid’ lo hicimos con una marcha que te mueres y ahora lo hemos hecho más en plan brasileño. ‘El problema’ lo hemos hecho más rápido. De otra manera, más como nos sentimos ahora.

¿Tenéis pensado algo especial para la gira? JUAN: Tenemos a dos músicos de la banda antigua y llevamos unos coros de los que mandan ahora en el flamenco en España. Tenemos metales, batería, percusión, teclado… Aparte de todas las canciones más conocidas también vamos a sentarnos un poco los tres y tocar nuestra fibra más íntima. Creemos que ya es hora de disfrutar un poco más las cosas desde dentro.

¿Y hay un final pensado para esta gira y para este regreso o puede prolongarse indefinidamente? JUAN: Vamos a ir partido a partido como dice siempre Simeone. Ahora empezaremos por Granada y haremos toda la gira de teatros. También estamos cerrando cosas. Iremos a Cuba el día 3. Después haremos una guía por América. Estamos intentando movernos y disfrutar de la música otra vez.

La gira se llama ‘No estamos locos… nos juntamos porque queremos’. Este ‘No estamos locos’ es uno de vuestros mayores hits, ¿es también uno de vuestros temas favoritos? JOSEMI: Esto es una idea de Mikel Urmeneta (de Kukuxumusu) que nos está ayudando en la manera de enfocar las cosas. Es una forma muy sencilla de explicar que la vida nos lleva por ahí porque es lo que nos pide el cuerpo, igual que en un momento nos pidió separarnos. Es un lema con fuerza y nos pegaba con esta primera gira, que ojalá que sean más.

He leído que Pepe Habichuela casi os ‘obligaba’ a tocar. JOSEMI: Eso era más por parte de ‘El Camborio’ que es él que salía por la noche y mi padre tenía que ponerle firme en la época ochentera que era un poco peligrosa. Y es algo a lo que están muy agradecidos tanto Antonio como Juan. Yo desde pequeñito decidí que lo mío era la música y empecé a tocar muy joven pero sin duda la aportación de mi padre, que por cierto es Medalla de Oro de las Bellas Artes desde hace unos cuantos días, ha sido básica para nuestra educación, lo mismo que la de nuestro tío Juan.

Ketama

 

“En flamenco ya está todo hecho, yo creo, pero hay que ponerle tu corazón y tu forma de sentir. A mí en mi casa me han enseñado que podía interpretar la música de quien fuera pero que lo importante era mi manera de expresarla”.

Tenéis álbumes como ‘Songhai’ 1 y 2 con fusión de música africana del músico de Mali, Toumani Diabaté, ¿el flamenco se puede y se debe mezclar con todos los géneros? JOSEMI: Yo creo que el flamenco es el resultado de una fusión. Es el viaje de los gitanos desde Egipto por el norte de Europa y también por abajo desde la India. Está la parte ortodoxa que nos gusta mucho. Me encanta escuchar a Marchena, Sabicas…por otra parte también me gusta escuchar a Las Grecas, a La Cuatro…a artistas que se han metido en el flamenco con respeto. Pero sí que es verdad que está bien llamar a las cosas por su nombre y hay cosas que son flamenco y otras que no. La vida es fusión, la música es respeto, es libertad y no se deben de poner barreras.

¿Crees que hay mucho por hacer aún? JOSEMI: Constantemente se están haciendo cosas tanto hacia la tecnología más avanzada como también volviendo a los orígenes. Por ejemplo Estrella ha hecho un disco con bandas municipales y es una maravilla. Ya está todo hecho, yo creo, pero hay que ponerle tu corazón y tu forma de sentir. A mí en mi casa me han enseñado que podía interpretar la música de quien fuera pero que lo importante era mi manera de expresarla.

He leído en una entrevista que os gusta lo que hace Rosalía. Por tanto supongo que no os preocupa lo que se comentó sobre la apropiación cultural. JOSEMI: Hoy he visto una entrevista de Farruquito en la que definía muy bien que Rosalía es una artista con mucha sabiduría pero evidentemente no tiene la flamencura de La Cañeta de Málaga o de La Fernanda. Es otra música que a mí me gusta pero no es el flamenco puro porque no es lo que ella ha vivido, igual que yo tampoco puedo ser guitarrista de jazz porque no lo he vivido, a pesar de que he tocado junto a muchos músicos de jazz. Pero el trabajo que está haciendo ella me parece muy respetable, me encantan muchas cosas de su nuevo disco y me parece que puede acercar a mucha gente a la música española y al flamenco en concreto.

En general el flamenco parece estar viviendo un buen momento con festivales como Flamenco On Fire en el que incluso participaron artistas mediáticas como Amaia de OT, ¿el flamenco ha vuelto o nunca se fue? JOSEMI: Sí, sí. Hubo un momento a principios de los ochenta en el que el flamenco estuvo incluso mal visto. Creo que ahora hay un buen momento pero podría ser mejor incluso. Podría tener más apoyos a nivel institucional, se podría aprovechar más en el extranjero. Creo que España a nivel cultural deja mucho que desear, en el sentido de que no se quiere o no se sabe aprovechar todo el talento que hay. Siempre hay que trabajar para que la cultura, que es la herencia y la historia que dejan los pueblos en su paso por el mundo, deje una huella bien potente. Texto de Roberto González. Foto de Daniel Ochoa de Olza

Deja un comentario