My Twitter Feed

October 20, 2018

NOTICIAS FLASH:

Moda. Haz hueco en tu armario. -

martes, octubre 2, 2018

Los Art Dolls, según SANDRA ARTEAGA. -

martes, octubre 2, 2018

Carlos Vermut. Karaoke emocional. -

lunes, octubre 1, 2018

Twinterview a Bamf! -

lunes, octubre 1, 2018

Raúl de la Fuente. No es oficio para cínicos. -

lunes, octubre 1, 2018

El árbol de la sangre. El esperado regreso de Julio Medem. -

lunes, octubre 1, 2018

Koldo Almandoz. Oreina, una película actual. -

lunes, octubre 1, 2018

Lola Dueñas. Lo difícil no es querer, sino querer bien. -

lunes, octubre 1, 2018

Desenterrando Sad Hill. Cementerio de cine. -

lunes, octubre 1, 2018

Fele Martínez. El humor es fundamental. -

lunes, octubre 1, 2018

Moby Dick. ¡Por allí resopla! -

lunes, octubre 1, 2018

Julia de Castro. Revisando los clásicos. -

lunes, octubre 1, 2018

Poderío Vital. La música sale de paseo. -

lunes, octubre 1, 2018

Koma. El regreso de la fiera. -

lunes, octubre 1, 2018

Supersuckers. ¡Chupaos esa! -

lunes, octubre 1, 2018

Elefantes. El aprendizaje hecho canción. -

lunes, octubre 1, 2018

Dr. Feelgood. El legado de Wilko Johnson. -

lunes, octubre 1, 2018

Zátopek. Recordando a la locomotora humana. -

lunes, octubre 1, 2018

Urdaibai Bird Center. Volando voy, volando vengo. -

lunes, octubre 1, 2018

Tecnología. -

lunes, octubre 1, 2018

Lola Dueñas. Lo difícil no es querer, sino querer bien.

LolaDuenas

‘Viaje al cuarto de una madre’, ópera prima de la directora sevillana Celia Rico con Lola Dueñas, Anna Castillo y Pedro Casablanc, muestra la relación entre una madre y su hija en el momento en que esta decide volar sola y abandonar la casa familiar.

La película se estrena el 5 de octubre y al día siguiente es tu cumpleaños. Sí, estoy contentísima ya que la película es un regalo maravilloso. El papel de Estrella es luz y es una maravilla. Estoy muy feliz por esta película y con muchas ganas de que la gente la vea y les guste. Es una película tan bonita y hemos creado una gran familia todos los que hemos participado en ella…

Para que la gente vaya a verla a los cines, cuéntales de qué va la historia. Es una historia de amor. Una historia de amor de madre e hija. De esa hija que cree que ha llegado el momento de volar del nido, pero le da pena dejar a su madre sola en casa. Y es también la visión de esa madre que no quiere que su hija se vaya de casa, pero sabe que debe dejarla marchar y buscar su propia felicidad y su propio camino en la vida. A pesar de que como madre no lo exteriorice y no lo diga, ya que no quiere dar una imagen de inseguridad ante su hija, en el fondo la marcha de un hijo tiene que remover muchísimo por dentro a las madres, pero lo viven en soledad

Pero, fíjate, no es solo una película sobre madres e hijas; sino que creo que los padres, los buenos padres, deberían verla también.

En los primeros minutos de la película da la sensación de que vas a ver cómo es esa nueva vida de la hija, de Leonor. Cómo supone el marcharse de casa… Pero ves que no es así, que la mayoría de los planos se quedan con una Estrella solitaria. El punto de inflexión para las dos es la marcha de Leonor. La marcha de la hija es la salvación de la madre, de Estrella. Ella lleva un año encerrada en casa y únicamente vive por y para su hija. Es, a partir de ahora, cuando Estrella vuelve a vivir, a salir de casa, a relacionarse con gente que no sea su propia hija, incluso a sonreír.

A lo largo de la película ves que es una relación muy cómplice y muy bonita entre madre e hija. Sí. Es una relación maravillosa ya que son una buena madre y una buena hija. Y se quieren de la mejor forma posible. Yo siempre digo que lo difícil no es querer a otra persona, sea familia, pareja o amigos. Lo complicado es querer bien. La gente tiene una concepción errónea del amor. Querer bien, sin coartar al otro ni renunciar a uno mismo, quizá sea una de las tareas más difíciles en las relaciones entre padres e hijos. Y en ese querer bien es cuando Estrella deja marchar a su hija, con todo el dolor de su corazón, ya que no quiere que se vaya.

Para mí una escena simbólica y muy bonita es cuando Leonor se marcha y se cierra la puerta y queda la cámara dentro y ves cómo se cierra la puerta de la casa por dentro. Cierto, hay planos muy pausados, muy bellos, como el de esa madre que se levanta para quitar las arrugas de la cama de la hija. Una hija que lleva días fuera de casa. Es precioso todo. Esa escena que dices de la cama es el reflejo de lo que ha hecho toda su vida. Cuidar de su hija. Pensar en su hija.

¿Cómo ha sido interpretar a Estrella? Por cómo hablas es un papel que te ha trastocado a nivel personal y profesional. Es un regalo. Yo no soy madre, así que no sé cómo se siente una madre en ese momento. Además, es un personaje que me pilla muy de lejos, tuve que engordar mucho y eso me cuesta ya que yo siempre he sido de hacer ejercicio, de no parar de moverme. Yo soy más como Leonor, la hija. La gente que ha sido madre y ha podido ver la película me dicen que les ha llegado y la verdad es que no sé cómo lo he hecho, pero no sabes lo agradecida que estoy de esas palabras. Fíjate que en otra película hice de asesina y nunca he llegado a matar a nadie (risas). No sé, te sale.

Además, cuando hablas de la película y de todo lo bueno que te ha traído, te refieres también a tus compañeros de rodaje. Anna Castillo a mi lado es la mejor hija que hubiera deseado. Lo tiene todo, es guapa, lista, buena actriz, trabajadora… y mi Pedro Casablanc es un pedazo de actor y otro de los regalos que nos ha traído esta película. Y no digamos nuestra directora, Celia Rico.

El rodaje se desarrolló en Constantina, lugar de origen de Celia. Estuviste en su casa, con sus padres y has agradecido que te hicieran sentir como una hija más.  Quiero mucho a Celia y a su familia, que me han tratado como dices como si fuera una hija más. Le tengo que agradecer a Celia por este regalo de película que me llegó en un momento complicado de mi vida tanto personal como profesional. Hizo que me fuera a este pueblo de Sevilla a rodar durante tres meses, conviviendo con una familia maravillosa. Sus padres… (se emociona) su padre me traía un zumo mientras repasaba el guion y su madre me enseñó a coser (Leonor es costurera en la película).

LolaDuenas2

 

“La gente tiene una concepción errónea del amor. Querer bien, sin coartar al otro ni renunciar a uno mismo, quizá sea una de las tareas más difíciles en las relaciones entre padres e hijos”.

El rodaje de esta película supone un punto de inflexión en tu carrera y en tu trayectoria vital. ¿Lo mismo te pasó cuando te fuiste a vivir unos años a París y a probar suerte en el cine francés? Desde pequeña siempre me ha gustado todo lo que tiene que ver con lo francés, no me preguntes el motivo que no lo sé. Supone un cambio muy grande el irte a un sitio sola, sin conocer a nadie y además a otro país. París es una ciudad malísima para vivir medianamente bien, a no ser que seas rico. Pero me lancé ya que siempre quise hacer cine francés. Y se ha cumplido uno de mis sueños, el de hacer cine, incluso alguno tan divertido como ver mi cara en uno de esos carteles enormes en la calle. El otro día, un amigo de París me mandó una foto con una foto mía enorme.

Hiciste las maletas no solo para irte a París, sino para trabajar también en Argentina o Chile. ¿Lo de Hollywood no te llama? Pues mira, por varias razones no creo que vaya. No se ajusta a mi edad, no hablo inglés, no me interesa y no me atrae nada. Estoy muy feliz con los proyectos que tengo ahora en España, en Francia… Solo cruzaría el charco para volver a hacer cosas en Argentina o Chile. Si ni siquiera quiero volver a vivir en Madrid como para hacerlo en Hollywood. Ahora vivo en mitad de una montaña en Portugal y estoy muy feliz y no pienso volver ni a la ciudad ni a Madrid.

Si que es cierto que estoy en ese punto de encontrar el equilibrio entre el lugar donde quiero estar y lograr mi felicidad. Pero, por otro lado, pienso como Leonor en que yo también soy hija, mis padres son mayores y viven en Madrid. Pero mira, no estoy tan lejos de ellos.

¿Sabes? Ese es otro reflejo de lo que me ha quedado del personaje de Estrella. Si fuese madre no sacrificaría la felicidad de mis hijos porque estuviesen pegados a mí toda la vida. Aunque me doliera en el alma verles marchar de casa.

Cumplidos unos cuantos sueños, ¿cuáles le quedan a esa Lola que empezó con ‘Mensaka’? Quiero seguir trabajando con las mismas ganas y la misma ilusión que cuando comencé hace años. Y seguir sintiendo esta felicidad que ahora tengo en mi vida. Creo que estoy en uno de los mejores momentos de mi vida personal y profesional y así quiero seguir. Texto de Victoria Herrero.

Deja un comentario