My Twitter Feed

October 20, 2018

NOTICIAS FLASH:

Moda. Haz hueco en tu armario. -

martes, octubre 2, 2018

Los Art Dolls, según SANDRA ARTEAGA. -

martes, octubre 2, 2018

Carlos Vermut. Karaoke emocional. -

lunes, octubre 1, 2018

Twinterview a Bamf! -

lunes, octubre 1, 2018

Raúl de la Fuente. No es oficio para cínicos. -

lunes, octubre 1, 2018

El árbol de la sangre. El esperado regreso de Julio Medem. -

lunes, octubre 1, 2018

Koldo Almandoz. Oreina, una película actual. -

lunes, octubre 1, 2018

Lola Dueñas. Lo difícil no es querer, sino querer bien. -

lunes, octubre 1, 2018

Desenterrando Sad Hill. Cementerio de cine. -

lunes, octubre 1, 2018

Fele Martínez. El humor es fundamental. -

lunes, octubre 1, 2018

Moby Dick. ¡Por allí resopla! -

lunes, octubre 1, 2018

Julia de Castro. Revisando los clásicos. -

lunes, octubre 1, 2018

Poderío Vital. La música sale de paseo. -

lunes, octubre 1, 2018

Koma. El regreso de la fiera. -

lunes, octubre 1, 2018

Supersuckers. ¡Chupaos esa! -

lunes, octubre 1, 2018

Elefantes. El aprendizaje hecho canción. -

lunes, octubre 1, 2018

Dr. Feelgood. El legado de Wilko Johnson. -

lunes, octubre 1, 2018

Zátopek. Recordando a la locomotora humana. -

lunes, octubre 1, 2018

Urdaibai Bird Center. Volando voy, volando vengo. -

lunes, octubre 1, 2018

Tecnología. -

lunes, octubre 1, 2018

Elena Trapé. Nostalgia de una generación.

Lasdistancias

En el pasado Festival de Cine de Málaga se hizo con los galardones de mejor película, dirección y actriz para Alexandra Jiménez. ‘Las distancias’, un drama que refleja la nostalgia generacional vista desde un grupo de amigos, se estrena el próximo 7 de septiembre. Hablamos con su directora, Elena Trapé sobre el aplaudido largometraje.

Un grupo de amigos se presentan en Berlín para darle la sorpresa a otro por su cumpleaños. En ese fin de semana se van dando cuenta que sus vidas no son como esperaban cuando eran más jóvenes ¿Cómo surge la idea de hacer esta película? La idea surge tras es el estreno de ‘Blog’, el anterior largometraje que hice, y tenía ganas de hablar de la decepción, de la nostalgia, a través de una película que fuera una reunión de amigos pasado un tiempo; algo que siempre me ha gustado reflejar. Antes de darle forma, estaba junto con Josan Hatero trabajando en el guion de la película, dando forma a la trama, a los personajes y la ciudad de Berlín, donde se desarrolla toda la historia. Berlín aparecía, pero no como el elemento vertebrador que finalmente vemos en la película.

En el año 2011 me fui con una beca a Berlín para seguir con el guion basándome en historias propias o muy cercanas que han ido creciendo a lo largo de los años hasta llegar a ese momento de desencanto, de decepción. Además, era un contexto el de aquel año de precariedad, no había trabajo, empezaba la crisis. Un momento en el que crees que puedes ganar cierta estabilidad profesional o personal pero luego ves que no sucede.

Siempre has dicho que te gustan esas películas donde se aborda esa melancolía, esa decepción, esa bofetada de la realidad y lo haces a través de los diferentes puntos de vista de un grupo de amigos que se reúnen pasado un tiempo sin verse. Si, ese paso del tiempo, esas épocas de cambio como las que podemos ver en la película tienen algo de melancolía. Se mezcla con esas historias de amigos que se reencuentran pasado un tiempo y ven esa nostalgia, ese desasosiego que acompaña a ese reencuentro y es algo que siempre me ha interesado y me ha gustado mucho.

Vemos que todos tienen que autogestionarse sus propias expectativas ante la vida, esa valoración de lo que es tu vida. De si has hecho lo que deberías haber hecho o lo que querías hacer, ya sea en un plano personal, en un plano o profesional.

Creo en esas reuniones como una especie de estado de excepción Tiene lugar en Berlín y no Barcelona que es el lugar donde de forma habitual se juntan todos cuando van de visitas, en épocas de vacaciones, Navidad… y que quizá es la zona de confort para los personajes. El hecho de que suceda en Berlín hace que esa especie de estado de excepción sirva de detonante de muchos sentimientos, de muchas cosas que florecen, surgen reacciones, evidencias que en la zona de confort que podría resultar Barcelona igual es más complicado que surjan.

Igual esas expectativas, esa bofetada de realidad se nota más cuando vivimos en una sociedad que tiene unas exigencias. Esa presión cuando llegas a una edad como los 35 de estos personajes y tienes que tener una casa, un trabajo determinado (que sea medianamente bueno), una familia o ser madre en el caso de las mujeres. Hemos crecido en una sociedad, en el llamado estado del bienestar y lo hemos visto en la tele o en los mismos dibujos que veíamos de pequeños. Esa presión está desde siempre a nivel de género y de edades y traza una evolución de cómo se deberían hacer las cosas o cómo debería ser nuestra vida y esos estereotipos que nos marcan. Son unas expectativas que quizá no encajan con nosotros. La treintena es una época interesante ya que te planteas: hice lo que debía, pero quizá no era lo que quería. Son metas autoimpuestas.

“No está tan mal visto que a un hombre le asuste ser padre o que le den ganas de huir y algunos lo hagan. En el caso del personaje de Alexandra Jiménez vemos que tiene sentimientos encontrados, que tiene miedos ante esa maternidad, que querría huir, salir corriendo, pero no puede”.

Habrá sido difícil hacer la película y reflejar los puntos de vista de cada uno de los 5 personajes. Se trata de una película coral y es complicado reflejar cinco puntos de vista, ya que cada uno es protagonista de su propia historia y cada uno va desarrollando su conflicto a lo largo de la película. En todo el tiempo se da un juego de saltar de una historia de un personaje a la de otro.

Alexandra Jiménez, que encarna a uno de los personajes, obtuvo el premio en el Festival de Málaga a mejor actriz y en la película se ve lo duro, e incomprendido socialmente, que es el hecho de que una mujer le asuste la maternidad estando ya embarazada. No está tan mal visto que a un hombre le asuste ser padre o que le den ganas de huir y algunos lo hagan. En el caso del personaje de Alexandra vemos que tiene sentimientos encontrados, que tiene miedos ante esa maternidad, que querría huir, salir corriendo, pero no puede. Tanto a ella como al resto de actores les debo agradecer que ninguno juzgó a sus personajes y eso no es nada fácil.

¿Esperabas el éxito de Málaga? Para mí estar en Málaga ya era un éxito. Ten en cuenta que esta película comenzó hace 7 años y tuvimos que pararla y yo tenía dos miedos sobre todo por mi falta de perspectiva hacia la película…Como esa madre que cree que su hijo es el más guapo y puede ser que lo sea así, o que solo sea amor de madre y no sea objetiva.

Tenía ese miedo por un lado de que la gente dijera que no pasa nada en la película y en los pases que hemos hecho la gente nos cuenta que es al contrario, que no dejan de pasar cosas. Y por otro lado pensaba: a quién le va a importar lo que se cuenta; pero lo cierto es que no ha pasado nada de eso que yo temía. Hemos hecho pases y a la gente le ha gustado mucho. Los que la han visto han entendido la película, han conectado con ella, se emocionan y para nosotros eso es brutal. Tenemos distribución y se va a ver en salas de cine, y nos da visibilidad y en ese sentido y también gracias al Festival de Málaga estamos súper contentos y agradecidos por todo lo que nos esta trayendo esta película.

¿Próximos proyectos a la vista o por ahora toca disfrutar del éxito de Málaga? Ya estamos escribiendo una para un nuevo proyecto con Miguel Ibáñez, estamos en la fase de definir personajes. Es completamente distinta a ‘Las distancias’, pero vuelve a ser una historia de personajes. Texto de Victoria Herrero.

Deja un comentario