My Twitter Feed

August 14, 2018

NOTICIAS FLASH:

Moda. Diez vestidos por menos de 15 euros. -

miércoles, agosto 1, 2018

Adiós Arturo. Funeral a la Cubana. -

miércoles, agosto 1, 2018

Xavi Mira. ¡Bienvenido al clan! -

miércoles, agosto 1, 2018

Yo soy Pichichi. ¡Aúpa Athletic! -

miércoles, agosto 1, 2018

Goyo Jiménez. El humor manchego universal. -

miércoles, agosto 1, 2018

Lola Herrera. Cuarenta años con Carmen. -

miércoles, agosto 1, 2018

Los Increíbles 2. No todos los héroes llevan capa. -

martes, julio 31, 2018

Brian Henson. Sexo, drogas y ‘moñecos’. -

martes, julio 31, 2018

Itziar Castro. ¿A quién salvarías? -

martes, julio 31, 2018

Rodrigo Cortés. Dirigiendo a Uma Thurman. -

martes, julio 31, 2018

Elena Trapé. Nostalgia de una generación. -

martes, julio 31, 2018

(Des)encanto. La vida no es un cuento de hadas. -

martes, julio 31, 2018

Viva Suecia. Música fresca y sin etiquetas. -

martes, julio 31, 2018

Lester y Eliza. Atmósfera de sonidos. -

martes, julio 31, 2018

Grises. Animales de escenario. -

martes, julio 31, 2018

La Tremendita. Un canto adelante. -

martes, julio 31, 2018

Korrontzi. De Euskadi al mundo. -

martes, julio 31, 2018

El Canijo de Jerez. El optimismo y la música como terapia. -

martes, julio 31, 2018

Jarabe de palo. La vida es una y ahora. -

martes, julio 31, 2018

El caso Alain Lluch. Carne fresca. -

lunes, julio 30, 2018

Alanbike Teatro. Viaje a las emociones.

Alanbike

La compañía de teatro vasca Alanbike nació en Bilbao en 2011 por la necesidad de vari@s jóvenes actrices y actores de hacer el teatro que ellos querían. Sus obras parten desde cero, de una idea que propone cualquier miembro del grupo y van desarrollando entre todos. Llegan a las emociones a través del cuerpo y la voz; así lo demuestran actuando en su obra propia ‘Sal Marina’.

¿De dónde nace la idea de crear Alanbike? Nace en 2011 como grupo de teatro. Tras formarnos en diferentes escuelas, teníamos necesidad de hacer el teatro que queríamos. Nos unía una filosofía de vida. En 2013, tras dos años entrenando en Lutxana, nos mudamos a Bilbao, al espacio de Kabia. Alanbike somos su compañía residente.

Hablas de “entrenar” y no de “ensayar”, ¿a qué se debe? Es igual que cualquier otra disciplina artística o física. No siempre estamos ensayando para una obra; la mayor parte del tiempo estamos entrenando una parte del cuerpo, la voz o nuestro imaginario.

¿En qué se basa vuestro teatro? En dos pilares: entrenamiento y formación continua y la creación colectiva. Nuestras obras parten desde cero, de una idea que propone cualquier miembro del grupo; no hay un texto escrito previo. Hay una dirección artística que guía el proceso y la dramaturga escribe los textos.

¿Qué obras tenéis ya preparadas? Cuatro. Dos obras grandes ‘In perpetuum mobile’ (nuestra primera creación, que volveremos a representar en 2019) y ‘Sal Marina’ (que veréis durante 2018); y dos breves, `Komunak’ y ‘El Bordón de Alanbike’ (Destilando emociones)’, una experiencia sensorial, donde cantamos al oído a los espectadores.

¿Quiénes formáis el equipo de Alanbike? Somos ocho: siete actores y actrices y una dramaturga. La creación colectiva funciona bien al tener la dramaturga dentro del grupo, ¡siempre está con nosotros!

¿Alguna peculiaridad en vuestra manera de trabajar? Siempre trabajamos descalzos. Es una forma de estar más en contacto con la tierra. Este umbral separa nuestro mundo cotidiano de nuestro otro mundo mágico, donde vivimos nuestra otra realidad.

¿Cómo llegáis al público? Llegamos a las emociones a través del cuerpo, en no enfocarlo en la psicología del personaje, si no en una corporalidad. Hay escuelas que van a lo psicológico hasta el punto de que si tu personaje está deprimido, tú debes estarlo para poder interpretarlo. No es necesario hacer eso para actuar.

¿Qué géneros tocáis más en Alanbike? Nuestras historias son reflejos de lo que queremos contar; cosas que nos pasan a todos. Hay temas históricos a los que ponemos el toque de comedia, pero también hay dramas profundos. Si en la tragedia no hay momentos para respirar, no llega el mensaje. Por cómo contamos las cosas, la gente se ríe. Y el humor hace que caigan nuestras defensas, estamos vulnerables y llegamos mejor a las personas.

¿Qué puede esperar el espectador cuando vaya a ver ‘Sal Marina’? La protagonista, Marina, tiene agorafobia y no puede salir de casa. La base es el miedo. Pero la vida de fuera llama a su puerta. La obra está fundada en hechos reales, cada uno saca sus miedos para crear al personaje. Refleja una realidad social. Es una apuesta arriesgada, poética, experimental; un viaje de emociones. Texto de Ángela Saiz. Fotografía de Ana Ruiz Gómez.

‘Sal Marina’ se representará el 22 de marzo en el Centro Cívico de Otxarkoaga, el 19 de abril en Bizkaia Aretoa y el 1 y 2 de junio en Pabellón 6.

Comentarios
2 comentarios a “Alanbike Teatro. Viaje a las emociones.”
  1. Ana Ruiz Gómez dice:

    Os pediría por favor que al igual que ponéis la autoria de los textos también lo hicierais con las fotos de vuestros artículos en la revista Aux.
    En esta entrevista de Alanbike Teatro, la fotografía con la que comenzáis pertenece a su nueva obra “Sal Marina” y esta realizada por mi, Ana Ruiz Gómez. Os agradecería que dejaráis constancia de ello y que en vuestros próximos números de la revista, lo tuvierais en cuenta. Muchas gracias.

    • Aux dice:

      Hola, Ana. Podrás comprobar en otras entrevistas de este mismo número que solemos poner los nombres de l@s fotógraf@s. En este caso nos hemos debido despistar o desconocíamos el dato. Aquí en la web lo añadimos sin ningún problema ahora mismo. Gracias.

Deja un comentario