My Twitter Feed

December 18, 2017

NOTICIAS FLASH:

Día del jersey navideño. Por una buena causa. -

domingo, diciembre 3, 2017

The Excitements. Soul que rompe reglas. -

sábado, diciembre 2, 2017

Twinterview a Iñaki López. -

sábado, diciembre 2, 2017

Cápsula. El idioma universal del Rock ‘N’ Roll. -

sábado, diciembre 2, 2017

Moses Rubin. Música de autor sin etiquetas. -

sábado, diciembre 2, 2017

Vintage Trouble. El alma primitiva de la música soul. -

sábado, diciembre 2, 2017

Mäbu. Pop onírico sin artificios. -

viernes, diciembre 1, 2017

Café Quijano. Robarle tiempo al tiempo. -

viernes, diciembre 1, 2017

Coco. ¡Que viva México! -

viernes, diciembre 1, 2017

Gustavo Salmerón. Todo sobre mi madre . -

viernes, diciembre 1, 2017

Fusión Asia-Mediterránea, según QUAN ZHOU WU. -

viernes, diciembre 1, 2017

Joglars: Zenit. Medios de desinformación. -

viernes, diciembre 1, 2017

Oliver Twist, el musical. Un Dickens muy vasco. -

viernes, diciembre 1, 2017

Oleanna. Lucha de poder en el aula. -

viernes, diciembre 1, 2017

Helena Lanza. Incomunicación tragicómica. -

viernes, diciembre 1, 2017

Con los codos pegados al torso. Trocitos de vida de Mauro Entrialgo. -

viernes, diciembre 1, 2017

Mazoka. Algo más que una feria del dibujo. -

viernes, diciembre 1, 2017

Comida para perro. Una infancia marcada. -

viernes, diciembre 1, 2017

Buena suerte, Belafonte. Humor “noir”. -

viernes, diciembre 1, 2017

Arden las redes. Tiempos de poscensura. -

viernes, diciembre 1, 2017

Fusión Asia-Mediterránea, según QUAN ZHOU WU.

Quan

Quan Zhou Wu empezó contando su historia familiar en ‘Gazpacho agridulce’. Allí relató, siempre valiéndose de su estupendo sentido del humor, las vivencias de ella y sus hermanas, nacidas en Algeciras de padres chinos. Ahora la historia continúa con su segunda novela gráfica ‘Andaluchinas por el mundo’, donde las hermanas Zhou crecen y dejan atrás el pueblo que las vio crecer, para lanzarse a perseguir sus sueños. Rompe barreras, aplasta tópicos y abraza otros, para traernos esta familiar, y al mismo tiempo desconocida, historia de inmigrantes que llegan y se van, que se sorprenden, chocan, se adaptan, y se transforman.
‘Andaluchinas por el mundo. Gazpacho agridulce 2’ de Quan Zhou Wu, está publicado por Astiberri, tiene 144 páginas y cuesta 14 euros.
1.- ‘Andaluchinas por el mundo’ es el segundo trabajo de está exótica fusión que llamaste Gazpacho Agridulce. ¿Significa que en ésta edición se amplían los sabores multiculturales? Y tanto que se amplían, culinaria y continentalmente. La historia de las Andaluchinas pasa por Miami, Málaga, Madrid, Inglaterra, Francia… Por el mundo, vaya.
2.-¿Por qué Andaluchinas, y no, Chinaluzas? ¿Importa el orden de los factores, o era simple fonética? El orden de los factores en este caso, no alteraba para nada el producto. Chinaluzas suena como una especie de insulto, jajaja ¡eh, tú! ¡Chinaluza borrachuza!
3.-¿Eres una rara excepción o conoces a más dibujantes de múltiples orígenes? Para nada rara, y para nada excepción. Personalmente no conozco muchos dibujantes, pero sí que conozco muchísimas personas (artistas y no artistas) de ascendencia extranjera y mixta. Vamos in crescendo.
4.-¿Dirías que es más difícil o enriquecedor pertenecer a dos culturas al mismo tiempo? Ambas cosas al mismo tiempo. Normalmente lo que no es difícil no suele ser extremadamente enriquecedor, al menos en mi experiencia.
5.-¿Estamos los españoles cada vez más dispuestos a fusionarnos, o aún te encuentras con demasiadas mentes cerradas? ¿Y al contrario? ¿Crees que los chinos inmigrantes tienen más ganas de abrazar la cultura española? Pues depende de dónde encuentres al susodicho español, o chino inmigrante, jajaja. En Madrid para nada hay mentes cerradas, pero todavía en pueblos y en sitios pequeños donde la gente no está acostumbrada, te encuentras cada cosa… Lo mismo con los chinos inmigrantes; los de zona rural, tienen una mentalidad bastante más cerrada que los que vienen de ciudad. Algo que noté por ejemplo al conocer chicas chinas de distinta procedencia.
6.-Tú madre se ha convertido en una de las protagonista de Gazpacho Agridulce. ¿Si Mamá Zhou fuese un condimento en esta historia, cual sería? La salsa picante jajajaja. Pica, pero ay, ¿qué haríamos sin ella?
7.-¿Y tú, y tus hermanas? En ‘Andaluchinas por el mundo’ parecéis seguir caminos muy diferentes. Sí, pero el trasfondo al final es el mismo. El ansia por la libertad y la vida.
Mi hermana mayor sería las lenguas de chucherías, dulce pero con ese toque riquísimo de pica pica. La pequeña sería el queso en la pasta. Agradable e intenso. Y yo…supongo que el café, fuerte y que te pone como una moto jajajaja. No son condimentos exactamente… pero bueno, la comida nos encanta, es otro punto en común.
8.-¿Cuánto dirías que tiene esta mezcla autobiográfica de cierto, y cuánto de exageración en pos de la sonrisa? Un 70% – 30% aproximadamente. Justo en Andaluchinas es donde menos exageración hay.
9.-Hay un cataclismo, y solo puedes salvar un plato de cada país. ¿Con cuáles te quedarías? ¡Salvaría al cerdo! Con el cerdo se pueden hacer muchas cosas en ambos países.
¡Larga vida al cerdo! (Qué hambre me ha dado escribir tanto sobre comida…). Texto de Maite Abascal.

andaluchinasporelmundo

Deja un comentario